Muchos años y nominaciones han pasado antes de que Leonardo DiCaprio (1974, Los Ángeles, California, EUA) pudiera sostener entre sus manos la preciada estatuilla de la Academia. Cuando participó en The Wolf of Wall Street (2013) pensamos que de la mano de  Martin Scorsese lo lograría; sin embargo, la actuación impecable y potente de  Matthew McConaughey en Dallas Buyers Club (2013) le arrebató el sueño, no sólo al protagonista de Titanic (1997), sino también a los millones del fans de todo el mundo.

            En términos generales DiCaprio es un buen actor: comprometido con su trabajo y tomando en serio cada uno de los papeles que le ofrecen, ha sabido escoger a personajes con carácter, que no tiemblan ante nada ni nadie.

Anuncios
Anuncios

Desde Gangs of New York (2002) hasta la más reciente The Revenant (2015) ha demostrado que tiene la capacidad para transmitir los momentos de tensión que viven los personajes. Pero, incluso antes de los papeles grandes y protagónicos, demostró que era capaz de ganarse a los espectadores, tal y como ocurrió con la cinta What's Eating Gilbert Grape? (1993).

            Aunado a esto, tiene algunos detractores. Para algunos cinéfilos Leonardo DiCaprio no es un buen actor, carece de diversidad y parece que ha actuado el mismo papel desde hace varias películas. Sus gestos, señales y movimientos frente a la cámara se tornan repetitivos y muere siempre frunciendo el ceño, siendo esto indicio de la vida abandonando su cuerpo. ¿Qué hace que un actor sea excelente? ¿Qué lo convierte en actor? Cada crítico de #Cine o espectador buscara emociones diferentes al encontrarse frente a la pantalla y lo que para algunos es una repetición infinita de gestos para otros es la marca de identidad de un actor.

Anuncios

Por lo tanto, no nos queda más que celebrar el tan esperado triunfo de Leo.

            No podemos pasar por alto que la entrega número 88 del Óscar fue especial para el talento mexicano. Alejandro González Iñárritu (1963, Ciudad de México) se llevó la estatuilla por segundo año consecutivo –en 2015 la obtuvo por Birdman (2014)– y Emmanuel, “el Chivo”, Lubezki (1964, Ciudad de México) desbordó talento con su trabajo fotográfico para The Revenant. Este último ya había ganado con anterioridad dos estatuillas: Gravity y Birdman, respectivamente.

            En general la gala fue una de las mejores que se ha llevado a cabo. A pesar los chistes que Chris Rock intentó sacar a flote, el barco no se hundió y la gran sorpresa de la noche no fue el Óscar de Leo, sino el premio como mejor película del 2016 que recibió Spotlight (2015). #Arte #Premios Oscar