El conductor de Hoy, Raúl Araiza, buscó retomar la polémica que protagonizó la semana pasada al lado de Andrea Legarreta, cuando en un segmento del matutino de #Televisa dijeron que el alza del dólar no afecta a los mexicanos, pero que la producción no se lo permitió.

En declaraciones al programa de René Franco en Radio Fórmula, Araiza aseguró que buscaba "reírse todo el día" luego de que en redes sociales los conductores fueron severamente criticados.

Raúl dijo que estaba dispuesto a tocar el tema, pero que la producción a cargo de Reynaldo López no se lo permitió, y recordó además que esa mención no expresa sus ideas, pues se trató de algo que acordó la producción.

Anuncios
Anuncios

"Obviamente está escrita; no es la opinión de nosotros", aseguró.

El martes pasado, los conductores tomaron un segmento del programa para hablar sobre el alza del precio del dólar que se ha vivido en México en las últimas semanas, y explicaron, con palabras aparentemente sencillas, que ello no tendría repercusiones en el bolsillo de los mexicanos, pues "nuestra economía vende más barato a otros países, y eso genera más empleos".

 

Dos días después, las redes sociales ya mostraban muchos ejemplos de indignación debido a que, decían, Andrea Legarreta y Raúl Araiza replicaron un discurso que se enarbola desde Presidencia de la República acerca de la despreocupación por el alza del dólar y cuyo origen tiene que ver con la desaceleración de la economía china.

Ese mismo día, Legarreta publicó un tuit en el que dijo que le daba risa todo lo que leía sobre ella en #Twitter, y que muchos de los mensajes que ellos como conductores decían en el programa matutino Hoy tenían que ver con ordenes de la producción, y que no necesariamente expresaban con ello sus opiniones personales.

Anuncios

No es la primera vez que el par entra en polémica por un tema político, pues en 2014 fueron igualmente criticados por entrevistar al presidente de México, Enrique Peña Nieto, acerca de las bondades de las reformas estructurales que presentó su gobierno ante el Congreso de la Unión, y con las que pretendía "mover a México", justo como dice su eslogan de comunicación gubernamental.