Ya son muchos los remakes realizados sobre las más exitosas series de #Televisión de los 80 y 90, como Rex, un policía diferente, Cheers o El Equipo A. Nuevas versiones que pretenden reunir a los fans de la época y ofrecerles una versión más actualizada de las historias que los entretenían años atrás.

Esta iniciativa ha sido rechazada por algunos espectadores que critican a las cadenas por su incapacidad de creación y falta de originalidad. Otros, sin embargo, han acogido con agrado estas nuevas versiones que han conseguido transportarles al pasado.

Ahora la polémica ha vuelto de la mano de la mítica Xena, la princesa guerrera.

Anuncios
Anuncios

Originalmente, la serie se emitió entre los años 1995 y 2001, protagonizada por la explosiva Lucy Lawless. La serie fue un éxito inminente, y es que para la época era toda una revolucionaria. Y es que a parte de tener unos buenos efectos especiales para los años que corrían -pese a que en la actualidad dejan bastante que desear- realzaba el papel de la mujer gracias a una protagonista fuerte, valiente y capaz de estar por encima de un mundo dominado por hombres. Pocas heroínas habían en los 90, y Xena fue todo un icono feminista y homosexual. Y aquí es donde vuelve a surgir la polémica del remake.

La original Xena jamás pronunció su orientación sexual, ni falta que hacía, pues ya se encargaba de mostrarlo con sus actos. Durante las seis temporadas, Xena tenías bastantes amantes esporádicos, siempre barones, con los que compartía alguna noche de pasión.

Anuncios

Sin embargo, era con su fiel amiga Gabriel con la que compartía los momentos más tiernos. El amor entre ambas iba más allá de la admiración y la amistad. Las miradas, caricias y palabras que se dedicaban hablaban por sí solas. Pero para los más escépticos, las chicas finalmente se dieron un tórrido beso en un capítulo que muchos no olvidarán jamás. Tras este transgresor acto, no había duda: Xena era un espíritu libre capaz de enamorarse sin prejuicios ni pudores.

Seguramente por este motivo la noticia de que Xena sería declarada bisexual en el remake ha dividido la opinión de los fans. Los defensores de esta idea expresan que ya era hora de que se dijera, sin tapujos, que la guerrera tenía tendencias homosexuales y su historia de amor con Gabril dejara de ser un secreto a voces. No obstante, otros opinan que la necesidad de la sociedad por etiquetarlo todo es un error, pues lo que más hacía natural la homosexualidad de Xena era que no hacía falta remarcarlo: no era un punto a destacar, como no lo es nunca la heterosexualidad, y así se conseguía la igualdad.

Sea como sea, la nueva versión nos tiene expectantes. Aún no se sabe cuándo se estrenará ni quién tendrá el honor de encarnar a Xena, parece que la espera no será corta.