Hace años que se puede apreciar el empeño de Walt Disney por realzar el papel de la mujer en sus producciones tras años de acusaciones relacionadas con el machismo. La productora siempre ha levantado pasiones, pues mientras mantiene a unos condicionales que sueñan y cantan al ritmo de sus pegadizas canciones, ha creado colectivos que afirman que los valores que transmiten sus películas dejan mucho que desear. 

Clásicos como Blancanieves y Cenicienta muestran a dos frágiles mujeres que necesitan la ayuda de una figura masculina para conseguir ser felices. Sus vidas giran en torno a las tareas del hogar, y su suerte tan sólo puede cambiar si un hombre de poder las rescatan de su desdicha y les concede un buen apellido y estabilidad económica.

Anuncios
Anuncios

Visto así, no es de extrañar que centenares de grupos de feministas hayan alzado la voz ante este desfavorable mensaje, sumando así enemigos por metro cuadrado.

Pero los años han pasado y los tiempos han cambiado. Walt Diney giró la moneda y empezó ha crear historias donde las heroínas eran ellas. El caso más reciente y famoso llegó de la mano de Frozen, donde Elsa y Ana son las verdaderas protagonistas: mujeres fuertes e independientes que no necesitan a un hombre para conseguir sus objetivos. Tanto es así que incluso Disney decidió cambiar el concepto de beso de amor verdadero como remedio de todos los males para dar paso al amor entre dos mujeres (dos hermanas). 

Ahora le ha tocado el turno a Zootropolis, la nueva película de animación que está obteniendo una muy buena acogida por parte del público y la crítica.

Anuncios

El lavado de imagen que pretende Walt Disney es más que obvio: La agente Judy Hopps, tras ser despreciada e infravalorada por su jefe, se dispone a resolver un caso policial para demostrar al mundo entero que está muy por encima de las expectativas. Durante el film se repiten acontecimientos que no hacen más que reafirmar que la mujer es capaz de dominar cualquier circunstancia, dejando al protagonista masculino en un segundo plano. Es más, es éste último el cobarde de la historia mientras que Juddy muestra valentía en todo momento.

Enredados, Brave, Frozen y Zootrópolis: Muchos siguen pensando que se trata sólo de una estrategia de marketing, pero los verdaderos valores de la más famosa productora de animación siguen viviendo en la época de las cavernas. ¿Qué opinas tú? #Cine