Tras ver el quinto episodio de la sexta temporada de Juego de Tronos —La Puerta—, podemos llegar a dos conclusiones: Que las tramas han cogido una velocidad desgarradora y que empiezan a definirse los objetivos finales de cada personaje. Es fácil entonces pensar que a la serie le quedan pocos años de vida, y así mismo lo confirmaba Maisie Williams, Arya Stark, quien citaba hace un mes:  "Este año es muy fabuloso porque hemos reducido mucho. Puedes ver formándose las tramas finales". También destacó en la entrevista que esta temporada mostraba el camino hacia el no muy lejano gran final.

Y es que realmente la sensación que a uno le queda tras cada episodio es que se está cortando por lo sano para empezar así a ver la luz al final de este largo túnel.

Anuncios
Anuncios

Puede ser que el hecho de no seguir las directrices de la obra literaria esté afectando, y es que no estamos acostumbrados a un ritmo tan frenético. Repasemos los puntos más importantes del último capítulo, uno de los más emotivos de en lo que llevamos de temporada:

Por fin conocemos la creación de los temidos caminantes blancos así como el origen del trauma de Hodor —relacionado directamente con el título del capítulo—. Esto nos confirma una vez más que las acciones presentes afectaron en el pasado, y a la inversa: todo está conectado y Bran aún tiene mucho que mostrarnos.

Por otro lado, Sansa Stark recibe una importante noticia de su tío Petyr Baelish, al cual no quiere volver a ver jamás. Éste le anuncia que su tío  Brynden Tully, “El pez negro”, ha reconquistado Aguasdulces de los Frey.

Anuncios

La joven Stark manda a su fiel Brienne a reunirse con él, aunque eso implique la separación de ambas. Sansa confía ciegamente en John Snow, pero parece que la relación entre los dos hermanos esconde algún secreto.

Por su parte, Arya Stark ha ganado de nuevo la confianza de su amo y vuelve a contar con una importante misión. No obstante, la eterna favorita para un elevado número de fans está mostrando una oscura faceta que la arrastra a aceptar matar por encargo, sin importar las vidas que arrebata.

Y como último punto a destacar, Daenerys Targaryen se siente fuerte y segura de sí misma tras su última gran hazaña entre llamas. Ella y su fiel enamorado Jorah Mormont protagonizan una emotiva escena en la que, por unos momentos, he pensado que iban a declararse amor eterno y casarse ahí mismo, pero Mormont va a tener que conformarse con menos. Lo que sí ha quedado claro es que Daenerys va a luchar más que nunca para conquistar los 7 reinos, y vuelve a ser una fuerte candidata para obtener en el trono de hierro.

Anuncios

El cómico dúo compuesto por Tyrion y Lord Varys siguen dando sus pequeños pasos por ayudar a su reina, y Asha Greyjoy y Theon Greyjoy vuelven a unirse para luchar.

Cada una de las pieza de este gran ajedrez humano tiene una estrategia definida y un claro objetivo que alcanzar. Esta temporada no se anda con rodeos y cada capítulo es una carrera a cotrareloj. Entre las declaraciones de Maisie, el ritmo de las tramas y arco de los personajes así como la ventaja de la serie respecto a los libros, podemos estar casi seguros de que Juego de Tronos tiene los días contados. ¿Quién hará el jaque mate final?      #Televisión