¿Quién no recuerda el impactante desnudo de  Daenerys Targaryen con el que el personaje se presentaba por primera vez en Juego de Tronos? Y es que Emilia Clarke, una de las mujeres más sexys de la actualidad, nos ha regalado grandes momentos a través de la exhibición, casi al completo, de su cuerpo. No obstante, la joven confesaba en algunas entrevistas que había utilizado a una doble de cuerpo en algunas de las secuencias, ya que no se sentía cómoda al desnudarse ante la cámara y ante el mundo entero.

Pero con el paso de las temporadas los desnudos de la actriz se repitieron por necesidades del guión —o así lo vendían—, hasta llegado el punto en que Emilia Clarke alzó la voz e hizo la promesa de no volver a mostrar su cuerpo en Juego de Tronos, a modo de protesta.

Anuncios
Anuncios

Muchas han sido las reacciones al ver que esta sexta temporada ha traído consigo la ruptura de dicha promesa, pues el último capítulo finaliza, por todo lo alto, con el cuerpo de Daenerys como elemento principal. Sería fácil pensar que de nuevo se trata de una doble, pero la guinda del pastel llega al descubrir que esta vez sí es verdadero cuerpo de Emilia Clarke. La actriz citaba en una entrevista: “Quiero recordar a la gente que la última vez que me quité la ropa fue en la tercera temporada”, ahora estamos en la sexta y esa soy yo, orgullosa y fuerte. Me siento feliz de haber dicho sí a hacer esa escena”, y añadía con entusiasmo: “¡No hay ninguna doble!”.

Sorprendentes declaraciones de una chica que un año atrás afirmaba que no quería ser etiquetada a causa de esta clase de escenas, dejando entrever que se habían acabado para siempre.

Anuncios

Algunos ponen en tela de juicio los motivos reales que empujan a los guionistas de la serie a buscar el esperado topless de la actriz, así como muchos colectivos feministas se siguen preguntando por qué son las mujeres, en su gran mayoría, quienes deben enseñar en pantalla sus partes más íntimas.

Pero para los que no comprendan a Emilia Clarke, cabe destacar que aceptó rodar esta escena bajo unas condiciones mínimas. Y es que pese a que la escena se grabó en España, la parte del desnudo se rodó en un estudio a puerta cerrada, con el equipo mínimo.

Sea como sea, seguro que más de uno espera ansioso la próxima vez. Siempre que "el guión lo requiera", por supuesto.  #Televisión