En el principio de la saga del regreso de Trunks del futuro, muchos pudieron observar que el villano más temible de todos los tiempos, en las diferentes #SERIES de #Dragon Ball, había regresado a dar un punto clave que a muchos los puso llenos de intriga y suspens por la manera de actuar y su forma habilidosa de aprender todas las técnicas de los Saiyajins.

El poder subliminal que tiene en su interior a muchos los dejó con la boca abierta, ya que hasta el momento nadie había podido ni siquiera darle un golpe en su rostro. Por lo que la mayoría de seguidores se preguntan por qué están fuertes si es un simple villano que tiene atemorizados a las personas en el futuro alternativo.

Anuncios
Anuncios

Las razones principales fueron aclaradas pero no mediante las escenas de los capítulos que se han estrenado en la serie de Dragon Ball Super, ya que no fue un personaje de una línea diferente, sino más bien este fue creado por el Kaioshin del universo 10, quien al ver la injusticias de la humanidad hacia el planeta Tierra, decidió dar un golpe mortal a cada criatura sin importar las líneas del tiempo.

La primera víctima fue su maestro llamado Gowasu, a quien lo asesinó para no dejar rastros sobre cómo había robado la identidad del villano Black Goku, pero Zamasu al demostrar el odio que tiene hacia los Saiyajins y la humanidad, aclara que el poder que tiene Black Goku es porque en la línea del futuro este asesinó a Goku y así pudo obtener el cuerpo más apreciado, ya que es un guerrero muy completo para llevar por fin su plan cero humanos al éxito que había soñado en el universo 10.

Anuncios

Black Goku tiene el poder de destruir por completo un universo o el planeta Tierra si lo desea, aunque también puede crear diferentes copias malignas de su identidad para dejar acorralados a los Saiyajins, y poder asesinarlos con una gran agonía. Lo más sádico que este villano ha hecho es asesinar a la humanidad de la forma más atroz, cortando cada parte de su cuerpo para poseer su alma y ser más fuerte cada vez en el futuro. #Animación