Si eres un ferviente seguidor de #Dragon Ball deberás haber notado más de una situación inexplicable en el último episodio emitido del #Anime en la actual trama de Black y Trunks del futuro, en la cual se andan destrozando mutuamente en la última batalla.

Para sorpresa de muchos, han quedado escenas incoherentes en nuestras mentes, y se han venido abajo algunas ideas que en la historia de Dragon Ball Z, nos habían quedado gravadas y asumidas como ley. Es por esto que repasaremos las principales incoherencias y errores del episodio 66 en el cual la gran (y corta) estrella de la noche fue Vegito:

La fusión Pothala I, ¿solo de una hora?

Al tener la intención de fusionarse para hacer frente de igual a igual a Zamasu, Gokú y Vegeta tuvieron que detenerse a pensar nuevamente si decidirán estar unidos para siempre, es entonces que aparece el sabio (muy sabio) Gowasu a desestimar su idea de la fusión por la eternidad, indicando que cuando no se trata de dioses la unión Pothala solo tiene una duración de una hora.

Anuncios
Anuncios

La fusión Pothala II, de poder limitado

Al tener aparentemente una hora para poder derrotar a Zamasu, esperaríamos que sea el tiempo suficiente y necesario, e incluso que iba a ser una de esas épicas batallas como contra Freezer o Majin Boo, en las cuales una hora en el anime eran 15 capítulos, dando mucha mayor emoción y calidad a la trama. Todo esto nos golpeó en la cara, cuando tras no más de 7 u 8 minutos, Gokú y Vegeta se independizaron y les quebraron los huesos en medio segundo, terminando con la fusión que esperamos ver nuevamente tras 21 años. ¿La razón? Al ser dioses, consumieron todo el poder disponible, cual Gokú Super Saijayin 3 cuando vino a la tierra por un día y enfrento a Boo.

Trunks SSJ 2/Azul, el ser más fuerte del universo

Zamasu era la fusión de 2 dioses, siendo uno de ellos inmortal. Vegito SSJ Azul era la fusión de los dos Saijayin más fuertes, y en su versión de Dios Supersaiyajin.

Anuncios

Pero esto le importó poco a los editores del anime, quienes dotaron a Trunks de un aura azul (Aun inexplicable) y lo hicieron más fuerte que cualquiera, partiendo en dos al inmortal Zamasu y derrotándolo en un par de minutos, que ni la fusión Saiyajin pudo lograr.

La Genkidama no aprendida

Si no era suficiente con aprender el Mafuba por el canal de Youtube de Piccolo, ni el convertirse en medio Dios Azul con solo enojarse, esta vez Trunks aprendió a reunir la energía vital de los seres vivos y utilizarla para su beneficio sin siquiera saber de la existencia de Genkidama (Gokú la aprendió en su línea de tiempo y nunca la usó frente a este Trunks). Vemos que el hijo de Vegeta es bastante versátil en su aprendizaje.

La energía de todo el planeta de un par de cientos de personas

Se necesitó juntar la energía de todo el universo para atacar y acabar con Boo, y para acabar con un Dios inmortal. Trunks solo juntó la energía de los pocos mortales de pie en la maltrecha tierra de esta línea temporal, para hacer pedazos al Dios Inmortal Zamasu, parece que la palabra lógica no existe en el estudio de Akira y compañía.

Anuncios

Esperamos que el próximo arco y episodios del anime tengan tanta emoción y acción como expectativa generaban aquellos épicos momentos de Dragon Ball Z, en donde uno disfrutaba de las batallas y antes del factor "emoción" y "sorpresa", primaba la acción y los obvio y emocionantes desenlaces.