Máquinas futuristas, tecnología avanzada, realidad virtual y los demonios de la humanidad son expuestos a la luz dentro de la serie británica de Netflix, #BlackMirror. Creada en 2011 por Charlie Brooker y producida por Zeppotron para Endemol, el pasado 2016, tuvo una inesperada alza en sus televidentes mexicanos. Espejo negro, se traduciría literalmente al español el título de esta peculiar serie, y en efecto, eso es, un reflejo, un modelo de sociedad en el que, podríamos vernos reflejados muy pronto.

La tecnología llegó a nuestras vidas, casi sin darnos cuenta. Silenciosa, discreta, así, tomó el lugar al que llegó para quedarse y formar parte muy importante del cotidiano.

Anuncios
Anuncios

Cientos de sueños e ilusiones pusimos en el futuro tecnológico: más comodidad, más diversión y mucho menos esfuerzo para poder conseguir lo que queremos.

Antes, marcar el teléfono de la casa de la niña que te gustaba era toda una hazaña, sabías que te contestaría uno de sus papás y tú tendrías que sacar el valor y pedir, con la voz quebrada de los nervios, por aquella persona especial. Ahora, marcas directo el teléfono personal, si no contesta, mejor, menos esfuerzo. Se registró la llamada perdida y pronto marcará de vuelta. La valentía que se jugaba antes, desapareció. Bienvenida la comodidad.

Todos creímos que nuestros problemas los solucionaría la tecnología. ¿Quién no se ha imaginado que pronto manejaremos por el cielo con carros voladores para evadir el intenso tránsito de las grandes ciudades? Popularmente se dice que la tecnología acerca a las personas que están lejos y aleja a las personas que están cerca; y esto es justamente parte del oscuro reflejo que nos muestra Black Mirror.

Anuncios

Black Mirror, un oscuro reflejo del ser humano

¿Te imaginas que tu perfil de Facebook fuera visible todo el tiempo junto a ti como un holograma y que los demás estuvieran constantemente dándote likes o dislikes según tus acciones? Y si al perder un ser querido tuvieras la posibilidad de clonarlo simplemente con una aplicación de tu teléfono y toda la información de su computadora personal, ¿lo harías? Dónde quedaría entonces la vida y la muerte, los inicios y los finales. ¿O preferirías clonarte a ti mismo para que tú fueras tu propio esclavo al que ni siquiera hay que decirle qué quieres porque ya lo sabe?

Los videojuegos más reales, es lo que todo amante de las consolas desea. ¿Y si te propusieran insertarte un chip en el cerebro para que tus emociones fueran más intensas y verídicas dentro del juego? Todos estos tópicos referentes a la tecnología y la ciencia ficción son presentados en Black Mirror de una manera magistral y ponen al descubierto los sentimientos más bellos y más podridos del ser humano: el amor, la avaricia, la solidaridad, la venganza, el arrepentimiento, el miedo... Qué dices, ¿te atreves a mirarte a través de este oscuro reflejo?

#Suspenso #Neftlix