La recién instalada primera dama ha aparecido en la portada de Vanity Fair en la edición mexicana posando con un plato de varios millones en joyas, como si fuera una comida común y corriente. Lamentablemente, la portada de la revista donde Melania esta posando salió el mismo día que su esposo Donald dijo, nuevamente, que su controversial muro fronterizo entre México y Estados Unidos sería pagado por los mexicanos. Esto aumentó el malestar general de la población mexicana que se ha visto sujeta a amenazas desde que #Trump era sólo un candidato a la presidencia.

La reacción de los medios de comunicación, las redes sociales de México y del mundo en general por la simulación de una comida de joyas como con todas las cosas relacionadas con Trump, fue rápida.

Anuncios
Anuncios

La reacción de los usuarios mexicanos hacía énfasis en el mal momento en que era publicada la revista y la poca sensibilidad de la misma para entender la posición actual de Melania Trump para posar comiendo unos cuantos diamantes. Como la portada de la revista también hizo eco en el mundo, varios usuarios de Estados Unidos se mostraron indignados por los lujos excesivos de la familia Trump mientras en otras partes de la Unión americana había familias con hambre o sin empleo.

Otros fueron más contundentes al utilizar imágenes de los bombardeos en Siria y los efectos que han tenido en los refugiados que buscan asilo en los Estados Unidos para preguntarle directamente a la familia Trump si estará a la altura de las circunstancias. Varias personas recordaron una portada similar con Michelle Obama en otra revista donde les pedía a las familias que alimentaran adecuadamente a sus hijos para combatir la obesidad infantil.

Anuncios

La comparación entre las dos primeras damas generó un debate sobre la administración que terminaba y la administración que comenzaba y sobre la poca humildad que tenía.

En México, además de ver la portada momentos después de las declaraciones de Trump sobre el muro fronterizo también se tuvo un desagradable momento con la directora de Vanity Fair en México, Lourdes Garzón, quien llamó "llorones" a los mexicanos en un tweet que fue borrado casi al mismo tiempo que fue publicado pero que para la mala fortuna de la periodista Garzón, fue replicado por varios usuarios que denunciaron su desagradable comentario.

Son momentos difíciles para la relación entre Estados Unidos y México y las reacciones de la gente pueden llegar desde cualquier lugar, incluso desde una revista de moda más.