Durante la semana pasada, seguramente se apareció al menos una vez en tu muro el video publicado en YouTube por TMZ en el que durante la filmación de A Dog's Purpose, un entrenador obliga a un pastor alemán a entrar a una alberca con turbulencia simulada. Después veíamos como el perro, ya dentro de la alberca, se sumergía completamente por algunos segundos mientras el staff iba a ayudarlo.

Este suceso causó indignación entre los activistas defensores de los derechos animales, entre estos grupos: #PETA, y espectadores que coincidían en que el mensaje emocional de la película no concordaba con lo visto en el video, consiguiendo que Universal cancelara la premier debido a las amenazas de boicot.

Anuncios
Anuncios

Gavin Polone rompe el silencio

Después de que Universal lanzara un comunicado de prensa a través de 'The Hollywood Reporter' en el que anunciaba que se iniciaría una investigación para dar con los culpables, Gavin Polone, quien también es redactor en ese medio, publicó un artículo en el que menciona qué fue exactamente lo que pasó.

Polone menciona que prácticamente todo fue planeado. Casualmente, el video empezó a circular una semana antes del estreno de la película, si de verdad se hubiera querido que se suspendieran las actividades "abusivas" en contra de los canes, el video habría sido publicado mucho antes en vez de esperar tanto tiempo a que terminara la producción.

Según el productor, durante el ensayo el perro nunca mostró señales de incomodidad o miedo pero cuando la grabación iba a comenzar, cambió el punto de donde el perro iba a saltar, lo que ocasionó que se asustara.

Anuncios

Después de intentarlo (que es lo que se muestra en el video) volvieron a la ubicación original y la filmación continuó sin mayor problema. Además, el productor relata que en la ubicación original, la secuencia de propulsión del agua tenía una pequeña pausa en donde el perro recibía la indicación de saltar, cosa que no se ve en el video de TMZ.

El mensaje detrás de la confesión

Su explicación no lo excluyó de admitir que cometió un error al contratar a una organización llamada American Humane Association (AHA), encargada de asegurar que todos los animales actores reciban un trato "seguro y humano", que definitivamente no hizo bien su trabajo. Al terminar la filmación, ningún perro se lastimó ni hubo incidentes por el estilo. Obviamente, PETA olvidó mencionarlo.

Al terminar su declaración, Polone invita a los lectores a no dejarse manipular por videos sensacionalistas que buscan beneficiarse de eventos como este y a desarrollar un mejor método para cuidar el bienestar de los animales actores para evitar que en el futuro haya más casos como este. #ADogsPurpose