Ha sido una larga espera. En octubre del 2016 nos enteramos del proyecto y por fin llega a #Netflix Una serie de Eventos Desafortunados de Lemony Snicket. Una vez más Netflix se sale con la suya y nos entrega un primer capítulo que excede las expectativas. La historia de los huérfanos Baudelaire es difícil de contar y difícil de escuchar, sin embargo gracias a esta nueva producción podemos vivir y sufrir junto con Violet, Klaus y Sunny a manos del Conde Olaf. Con un guión supervisado directamente por Daniel Hadler (escritor de la serie, bajo el pseudónimo de Lemony Sniket) el primer capítulo nos sumerge en la triste historia de los niños Baudelaire.

Anuncios
Anuncios

La secuencia de apertura y el tema musical ponen el ambiente apropiado y el detalle de tener una advertencia por parte del mismo Lemony Snicket (Patrick Warburton) hace que la atmósfera lleve un tinte diferente y nos recuerda que esta no es una historia feliz.

Conforme el capítulo avanza, los deleites visuales no dejan de estar presentes. La selección de colores, así como la exposición y la saturación ayudan a profundizar la idea de la tragedia tan característica de los Baudelarie. Las casas, los autos, las calles, todo lo que de cierta manera vive fuera del mundo de los Baudelaire es radiante, los colores son brillantes al estilo Wes Anderson en Hotel Budapest. Sin embargo, todo lo que está dentro del mundo de los Baudelaire es gris, sin vida. Es con el mismo juego de colores que como espectador sientes que están tan cerca de tener un poco de suerte pero está fuera de su alcance.

Anuncios

El guión es inteligente. El sarcasmo y el humor negro, así como la ironía que acompaña a la tragedia están bien utilizados. La historia fluye con la ocasional intervención de Lemony Snicket como narrador, quien va siguiendo a los personajes y pasando desapercibido.

Otra grata sorpresa es la interpretación del Conde Olaf de Neil Patrick Harris. De cierta forma el Conde Olaf de Patrick Harris recuerda al Conde Olaf de Jim Carrey (2004), sin embargo son completamente opuestos. Patrick Harris logra demostrar la obsesión obscura del conde con la fortuna de los Baudelaire y las cosas tan despreciables que alguien puede llegar a hacer por dinero, sin perder la esencia excéntrica que Carrey aporta al personaje.

Concluyendo con un giro interesante, el primer capítulo deja las expectativas altas para lo que es la primera temporada de la serie, las tragedias de los huérfanos Baudelaire están empezando. Este primer capítulo nos recuerda que Netflix lo ha hecho de nuevo. #Estreno #UnaSerieDeEventosDesafortunados