En serio que no soy Otaku, aunque ya serían dos artículos sobre un #Anime... Al fin de cuentas amante del entretenimiento.

Pues aprovechando unas horas de ocio y libertad me dedique a Netflix, y en específico a uno de sus animes originales, Sinbad.

Y es que cada vez que me ponía a revisar las categorías y recomendaciones, me topaba con Sinbad una y otra y otra vez, cual destino tuve que hacerle caso al llamado.

Todos recordamos a "Sinbad el marino" que es parte de la cultura del mundo, son una serie de historias sobre el mismo personaje al que todo mundo le ha metido de su cuchara, desde los egipcios hasta Netflix.

Como se trata de una adaptación de una adaptación de otra adaptación, que se ha llevado a través de los siglos, no hay un punto de partida para juzgar el trabajo o guión de este anime.

Anuncios
Anuncios

Pues la historia de trata se un marino aventurero que viaja por el mundo con su tripulación y un ideal, eso por encima, pero claro que tiene su desarrollo y una dirección medio clara.

Sinbad (no "Simbad") es un pequeño que vive en una aldea y es hijo de un guerrero en tiempos de guerra. Al padre se le reconoce como traidor, hasta cierto punto, aunque en el principio es un héroe de guerra que incluso quedó mutilado por los horrores que vivió defendiendo su patria.

Sinbad crece aprendiendo los valores que su padre le inculca, como ser humilde y negar la violencia siempre que sea posible.

Sinbad muestra desde los 3 años ser un niño especial, pues comprende las olas del mar y las relaciona con las personas, logrando conquistar a ambos.

A causa de la guerra, un espía de otra nación se vuelve huésped en hogar de Sinbad, hasta que es acorralado y toma de rehén a Sinbad dejando ver su lado siniestro que Sinbad dudaba que existiera.

Anuncios

El padre defiende a su hijo y derrota al captor, pero es condenado por haberlo recibido desde el inicio.

Es así como comienzan las aventuras de Sinbad, pues al perder a su querido padre vemos la evolución de Sinbad y su crecimiento.

Sinbad abandona su aldea y a su enferma madre, para formar parte de las tropas de su nación, que están en busca de un poder que solo un Rey es capaz de obtener y los mandatarios del mundo buscan obtenerlo, mandando a sus peones militares. Aprovechando esta situación Sinbad logra hacerse del primer "DJinn" y encaminar su vida hacia crear su propia nación donde haya igualdad y justicia, creando alianzas con gobernantes que compartan ese ideal.

Una buena historia de fantasía, pero acabando de ver los 13 capítulos que componen la primer temporada, le daría solo 3 estrellas aunque lo haya disfrutado bastante.

La cuestión es que repentinamente se sale de las manos la cronología de la historia, es decir, pasamos de ver a un niño de 3 años a uno de 5, luego de 8 o 9 y nos estancados hasta sus catorce años de edad en los primeros 3 capítulos y cuando menos lo pensamos ya tiene 16 y un cambio de diseño del personaje en el capítulo 8 aproximadamente, así sin avisar.

Anuncios

El desarrollo es demasiado rápido y seco, con eso solamente logran que el espectador no pueda crear un lazo con ningún personaje, pues sus cambios son abruptos y violentos. El caso de eso es "Jaffar" un niño asesino que tuvo que matar a un propios padres y que ahora va por la cabeza de Sinbad junto a sus dos secuaces.

Pudieron sacarle provecho a la situación mental de este personaje, así como sus sentimientos reales y como logra superar sus traumas de la niñez que aún está viviendo, pero ¡no! Sorpresivamente es un niño bien portado, lindo, inocente y sonriente solamente por una platica "interna" con Sinbad, y no es exageración pues estoy hablando de los tres primeros episodios.

Buena animación, buen doblaje al español, buenos chistes de anime y en general muy entretenido, pero a este anime se le nota que fue presionado para salir y que no le tuvieron mucha fe, pues decidieron meter todo en sólo 13 capítulos muy apretados y forzados, no se muestra un crecimiento real de los personajes y no se logra empatía que hace que Goku sea amado por todos. #Televisión #SERIES