Hace poco se estrenó la serie #ingobernable protagonizada por Kate del Castillo. Al principio, me resistía a verla, me parecía una churrada, una mala actriz relacionada con un Capo de la mafia, el Chapo Guzmán, de los más despreciables, pues es uno de los que sostiene no solo el mundo de la droga, también el de la trata de personas, el lavado de dinero, etc. Un narco es la imagen por excelencia de la misoginia. Ver actuar a esta actriz me parecía una reverenda estupidez y contradicción para una feminista. Pero cuando escuché a varios de mis familiares y amigos hacer comentarios acerca de la serie, cada uno de ellos positivos, e incluso escuché a varias de mis amigas afirmar que es una serie feminista, tuve que verla.

Anuncios
Anuncios

Una tarde comencé y no pude parar hasta ver finalizada la primera temporada. Kate del Castillo proyecta una fortaleza y una inteligencia únicas, su crecimiento actoral es sorprendente, de ser una actriz que parecía siempre actuar personajes planos y aburridos que siempre se repiten a sí mismos, se convirtió en una actriz capaz de hacer de su personaje Emilia Urquiza, una heroína, un emblema de la resistencia, con su personificación es capaz de transmitir, angustia, contradicción, compasión, y se convirtió en un expresión pura de la lucha feminista. Es altamente probable que tal fuerza y proyección escénica, se deba a la riqueza del guion, cuyos escritores enriquecieron la trama con citas indirectas o con relaciones sugeridas con la literatura mexicana como la de Juan Rulfo, en algún momento de la trama, una investigadora fiscal afirma que el panorama de crímenes en el país, lo ha hecho un Comala.

Anuncios

Como esas referencias, hay mucho desde los Relámpagos de agosto de Ibargüengoitia o Pedro Páramo.

Ahora bien, la presencia femenina en la serie desborda de emociones cada cuadro, cada capítulo, sus personajes ricos en pathos y en expresiones anímicas nos mantienen enganchados hasta el final de la temporada, la hija lesbiana del mandatario con sus berrinches, la vulgaridad de Chela que la hace empoderarse con su lenguaje obsceno y brutal; uno de los personajes femeninos muere casi al final de la temporada ofreciendo su vida por la lucha de Emilia Urquiza, después de haber entre ellas, algunas traiciones y enemistades. Además, el escenario de esta serie es Tepito y sus dirigentes son mujeres que el gobierno desaparece.

Sospecho que muchas feministas rigurosas y académicas podrán objetar de este artículo que adecuo un término a una serie, pero que no hay #Feminismo en Ingobernable, que no hay feminismo o no se puede hablar de feminismo sólo porque aparezcan mujeres o porque ellas protagonicen la acción, pero para mí, desde mis lecturas feministas, puedo interpretar esta serie como un producto feminista porque al menos muestra la imagen de un mujer empoderada, capaz de luchar y superar la adversidad no con lo medios del poder, sino con sus propios medios la sensibilidad, la amistad y la sororidad.

Anuncios

Hoy más que nunca México necesita de series como Ingobernable, necesitamos ver series que alimenten nuestra valentía y nuestro coraje para no dejarnos vencer por la impunidad, el abuso de poder y por la misoginia que impera en este país.

Si eres o no feminista no importa, no debes perderte esta serie, será tema de conversación en varias reuniones y en las redes sociales. #katedelcastillo