Hace unas semanas terminé de ver la serie australiana Please Like Me, ya disponible en Netflix, y hasta ahora soy capaz de plasmar mis emociones al respecto. No se preocupen, voy a ser lo más general posible para no cometer el peor de los delitos: Spoiler.

"La vida significaba hacerse aburrida a medida que envejecías, así no es tan decepcionante cuando mueres..."

La serie es la autobiografía del actor australiano Josh Thomas, quien recientemente anunció en su cuenta de Twitter que la cuarta temporada es la última. Si todavía no la has visto, me temo que te estás perdiendo de una de las mayores joyas no gringas.

Si hay algo que diferencia a 'Please Like Me' de otras #SERIES de amigos, (Friends, HIMYM, TBBT, etc.) es la honestidad que reflejan las situaciones: Un círculo de amigos muy pequeño porque no a cualquiera se le puede llamar así.

Anuncios
Anuncios

Aunque a lo largo de la serie aparecen más personajes, hay amigos que vienen y van, pero no desaparecen, hay amigos a los que ya no se les vuelve a ver nunca. Pero los verdaderos amigos, los que son capaces de decir las cosas a la cara sin importar lo doloroso o vergonzoso que pueda ser, siempre permanecen. Esos son Josh y Tom.

El amor tampoco es miel sobre hojuelas, (acaso alguien seguirá pensando lo contrario). Después de que Josh se reconoce como gay, comienza una relación con su primer novio, se comienza a mostrar en el protagonista un patrón repetitivo: La necesidad de estar con alguien para evadir el terror que le provoca estar consigo mismo. No es un tema nuevo, al contrario. En la vida real es un error común pretender socializar cuando ni siquiera se ha aprendido a estar bien solo.

Anuncios

El amor no siempre es amor sólo por estar presente, por otra parte, hay amores declarados que siempre lo serán, aunque estén dispuestos a vivir por separado.

A lo largo de la serie aparecen y desaparecen personajes que comparten el mismo miedo a la soledad de Josh, además de otras “rarezas” como la baja autoestima, depresión, la inconformidad con el físico, temas como el aborto, el falso feminismo, trastornos mentales severos, la falta de interés ante la vida, entre otros.

Otro tipo de relación que presenta la serie es la de Josh con sus dos padres divorciados. Rose, la mamá, intenta suicidarse en el primer episodio. Josh tiene que hacerse cargo de mantenerla a salvo, esconder la noticia sobre la nueva novia tailandesa de su padre Alan, hablar abiertamente sobre su sexualidad y los sentimientos encontrados que surgen a partir de eso. La manera en que Josh le demuestra a su madre lo que siente es concreta, no se va con rodeos, sino con hechos. Es la única persona que siempre está para sacarla de sus cuadros depresivos sin darle protagonismo a su propio enojo.

Anuncios

La serie tiene un final redondo, reaparece un personaje importante y, aunque pueda parecer un cierre abrupto para algunos, la verdad es que a lo largo de la historia se aborda el tema de aprender a dejar ir, por ello, sería absurdo alargarla más allá de lo que duró. Ahora nos toca a nosotros aprender a dejar ir 'Please Like Me' y tomar la opción de analizar las actitudes de Josh aplicadas a nuestra propia vida: Un hombre en proceso de conocerse que en el camino rompe corazones, le rompen el corazón, es desesperante, pero está ahí cuando sus amigos y familia lo necesitan. Ama a su perro John, y siempre, pero siempre, tiene algo nuevo que cocinar.

Aunque los momentos épicamente graciosos no faltan en la serie, el mismo Josh Thomas ha dicho que 'Please Like Me' no se trata de una serie cómica, sino un drama. Como dijera Lemony Snicket, esta no es una serie de duendes felices; pero tampoco es una serie de eventos desafortunados, si bien, las cosas no siempre resultan ser felices como todos esperarían, sino como merecen ser, porque no por nada es una autobiografía: una serie que no existe para fabricar falsos sentimientos de felicidad, sino para dar bofetadas con guante blanco a quien esté dispuesto a aguantarlo. #Netflix #PleaseLikeMe