El pasado primero de abril se estrenó la segunda temporada de Shingeki no kyojin (Attack on Titan, AoT), uno de los animes más aclamados de la década, adaptación del manga del mismo nombre. Los japoneses lo han hecho de nuevo: AoT se coloca entre ese selecto grupo de series, que rompen las barreras culturales y sociales que implica el polémico adjetivo otaku para convertirse en un clásico. Un honor que comparten, entre otros pocos, Dragón Ball, Los Supercampeones, Los Caballeros del Zodíaco o Death Note.

¿Qué tiene, pues, AoT qué merece tal honor?

No-spoiler alert

La historia se ubica en un universo distópico, donde la humanidad, reducida, se enfrentó en una guerra a los titanes, figuras antropomórficas cuyo único sentido parece ser el de alimentarse de humanos.

Anuncios
Anuncios

A salvo dentro de lo que es la última ciudad, cuyos tres muros la protegen del exterior, la vida cotidiana se ve interrumpida violentamente cuando, tras cien años de tranquilidad, un titán mucho más grande que el resto, asalta el primer muro y provoca una retirada masiva de los sobrevivientes humanos hacia el interior.

Hasta aquí, sólo se despierta la curiosidad. Sin embargo, este primer capítulo es lo suficientemente atractivo para enganchar al espectador de forma definitiva. Mucho tiene que ver la animación misma, el soundtrack compuesto por Hiroyuki Sawano y el contenido de la historia, contado de forma correcta, dejando desde el mismo inicio preguntas que poco a poco se irán respondiendo en el transcurso de la serie.

Nihil novum sub sole

La frase es latina. Significa "nada nuevo bajo el sol" y está en el libro del Eclesiatés.

Anuncios

Se refiere a que todo ha sido ya contado. Lo que se ha creado después de los clásicos griegos o latinos es sólo una "adaptación o resemantización" (la frase es, de hecho, resemantizada). La forma en que se nos cuenta es lo nuevo y, posiblemente, lo que nos enamora.

AoT juega con temas viejos y que, sin embargo, no dejan de sorprender. Una de ellas es la siempre infalible hipótesis de que a la sociedad se le oculta algo, que el gobierno tiene intereses más allá de los visibles, casi siempre en detrimento del bien común. En el cuarto capítulo de la serie, se nos es revelado que los mejores soldados no van a la lucha contra los titanes, al contrario: se refugian en la ciudad interior, lejos de ellos. El protagonista se indigna y los acusa de cobardes, pero no se detiene aún en la reflexión más profunda: ¿por qué el gobierno lo permite así?

La sensación de engaño, la de una autoridad mentirosa que manda a los refugiados a una contraofensiva sin sentido, la corrupción expresada en el grupo adinerado viviendo en la zona segura, una religión que niega categóricamente la verdad cruda.

Anuncios

Son elementos que tienen sus paralelos en la vida real y que se expresan através de la serie con gran precisión.

El segundo tema es el más viejo: esperanza. La superioridad de los titanes es mayúscula. Su escaso conocimiento de éstos, producto de esta guerra aparentemente mínima ordenada por los altos mandos, hace improbable una victoria (¿por qué?). Los protagonistas se rebelan contra la fatalidad, contra el destino y se promenten triunfar a pesar de todo. "Cuando más oscura es la noche, es porque pronto llegará el amanecer", dice Harvey Dent en Batman: The Dark Knight. El mal más hermoso para la humanidad lo dejó Pandora. Por muy contraria que sea la situación, por inexplicable que sea, por mucho que el enemigo sea el mismo hombre, queda la esperanza.

Y de ella nos alimentamos. #ShingekiNoKyojin #AttackOnTitan #Anime