La Toy Story 3 de los "viejos"

Nunca es tarde para hablar de esta película, aunque ya tiene un rato que se estrenó. A decir verdad, cuando me enteré que saldría la segunda parte de la cinta de Danny Boyle, dudé si ésta realmente era necesaria. Pensaba que con la primera parte era más que suficiente, pues el final, aunque deja a los personajes a la deriva, es satisfactorio. Al menos, yo no me sentía con la necesidad de saber qué pasaría con este cuarteto.

Pero estaba completamente equivocada. Trainspotting 2: La vida en el abismo [VIDEO] es el perfecto complemento de la primera parte; que muestra a los personajes jóvenes, inmaduros, con todo el tiempo de drogarse, equivocarse y enterrar las evidencias en lo profundo de la mente.

Anuncios
Anuncios

En la segunda parte vemos que el tiempo no pasó con discreción, y los estragos que las elecciones dejaron en las vidas de Renton, Spud, Sick Boy y Franco.

¡Me dijeron que tenía 20 años más de vida, pero no me dijeron qué hacer con ese tiempo!

En la segunda parte vemos a un Renton menos despreocupado que cuando tenía veintitantos años; el tiempo pasó, pero su memoria sigue en el pasado; un hombre con una crisis existencial, cuarentón, y un porvenir incierto. Su energía ya no es como antes, y la vida comienza a ser síntoma de una enfermedad, más que un estado.

Por otro lado, está Spud, el único por el que Renton siente compasión. Conserva la inocencia de la primera película; y toma mayor protagonismo. Spud nunca le ha hecho daño a nadie, es quien derrama lágrimas al ver a su amigo partir, en lugar de tratar detenerlo.

Anuncios

Es el amigo que pasa desapercibido, pero todo lo guarda; cuando comparte lo que tiene, demuestra la otra cara del pasado: no sólo sirve para flagelarse. Spud no olvida, pero regresa el tiempo para recuperar sus recuerdos en forma de obra maestra.

Nadie tiene un ingenio tan grande como Sick Boy para conseguir dinero. Aun así, su vida no le ha sonreído como él quisiera. Sobre su pasado lo que más rescata es el coraje, no por lo que le hicieron, sino porque no se le ocurrió a él primero.

Y Franco, cuya motivación más fuerte es la venganza, aún por encima del deseo de vivir. Quizás el personaje más eufórico de ambas películas. Toma el papel del perseguidor. Para Renton es como su pasado hecho persona, que asecha para destruirlo.

A lo largo de la cinta aparecen referencias a la primera parte, el gran llamado a la nostalgia: El amigo que ya no está, la juventud cuando todo parecía fácil, y, de hecho, lo era, la culpa que se disipó entre la memoria de los años, pero sólo basta con remover un poco para entender que, en realidad, nunca se fue; y a veces, lo único que queda de un mal momento es la culpa, que se oculta en el presente disfrazada de furia, malestar o en el peor de los casos, de resignación.

Anuncios

Esta segunda parte llegó en buen momento, justo después de los "penosos" estrenos de las películas nominadas al Óscar. Tan sólo Moonlight, la ganadora, no tiene ninguna propuesta novedosa. Por ello, el público ya se merecía una cinta tan completa como T2. Ya quisiera verla en la próxima ceremonia.

La película está llena de momentos cómicos: Canciones improvisadas, burlas a las nuevas tecnologías como Snap Chat, e inclusive una referencia al clásico de Stanley Kubrick, El Resplandor. Sin embargo, incluso en el momento más dramático, el humor no se pierde. Es probable que después de ver esta película, se tenga la edad que se tenga, quede un sentimiento de vacío. Las elecciones importan, de eso depende lo que sentirás en futuro. Ninguna elección es mala, todas y cada una de ellas aportan. Así que… Choose life!

#Trainspotting #ChooseLife #T2