Las telenovelas han sido agraciadas por el gusto del público durante muchos años, seguirlas se ha convertido en una herencia de generación en generación, estas historias han logrado paralizar al país durante su horario de transmisión, han sido tema de conversación en cualquier sitio y horario, han marcado récord de audiencia en la #Televisión mexicana, han sido objeto de un sin número de críticas a favor y en contra de sus historias, sus protagonistas, su estilo de producción y de sus narrativas, tanto en medios impresos como en medios electrónicos.

Las #SERIES producidas en México han ido ganando terreno en los horarios estelares de nuestro país, desplazando por momentos al género que ha sido dominante de este horario, las telenovelas, pero en esencia son realmente distintas a éstas y son en verdad una opción de contenido más real e inteligente para el televidente.

Anuncios
Anuncios

Las televisoras de nuestro país y en especial Televisa, quien ha sido la principal productora de este género para el mercado nacional e internacional, pues sus telenovelas son un producto de exportación, gran mérito si consideramos las barreras del idioma, costumbres e ideologías. Han disfrutado de la fidelidad del público a sus historias y a sus protagonistas, haciendo de las telenovelas un producto muy rentable.

En fechas recientes han empezado a surgir en horario estelar las llamadas "series". Las series son un género que tiene presencia en la historia del gusto televidente mexicano desde hace muchos años - aunque en su mayoría son de procedencia extranjera - y algunas han logrado tener éxito en nuestro país como “Friends”, "Two and Half Men", "Malcolm in the Middle", "Game of Thrones", "The Walking Dead", entre otras, pero nada equiparable a las glorias de las telenovelas en nuestro país.

Anuncios

Hoy podemos encontrar un gran número de series producidas y dirigidas al mercado hispano parlante, algunas de manufactura mexicana, son historias realizadas en su mayoría en cine digital, con tecnología de vanguardia, con un lenguaje y escenas menos censuradas, un producto más cinematográfico que televisivo, buscando una calidad muy notoria a simple vista para el espectador, y se logra. Pero me pregunto, ¿es esta calidad visual lo que se requiere para hacer sentir al televidente que sus pupilas registran algo distinto más allá de una mejor calidad de imagen?, ¿es una censura más ligera suficiente para que transiten mensajes demandantes de trabajo neuronal en la mente del televidente?, ¿son estos factores lo suficientemente sólidos para permitir a las series producidas en México apoderarse de los horarios estelares de la televisión mexicana?, o ¿es un modelo de producción en moda entre las televisoras nacionales?.

Y aunque en el género de las series también existe la comedia y la ficción, los contenidos de estas pretenden ser más realistas, mostrarnos temas y problemáticas de nuestra sociedad.

Anuncios

Pretenden alejarse de aquellas temáticas donde la linda mujer que vino de un pueblo a la gran ciudad o hermosa chica de bajos recursos económicos termina enamorando al poderoso, guapo y rico galán aun en contra de la bella novia de buenas costumbres y de alta sociedad que termina siendo la villana por no dejarse bajar al novio y casi siempre en complicidad de la madre del guapo en disputa.

Creo que en el afán de tener contenidos más profundos, las series han caído en errores de contenido similares a los de las telenovelas, me refiero a situaciones básicas en el desarrollo de la trama que terminan siendo tan inverosímiles como lo son en su mayoría los contenidos de las telenovelas y utilizan factores o situaciones - nada lógicas - para una historia que pretende ser más realista.

¿Cómo podemos creer que a un hombre le cambien el rostro, le cambien la talla de su físico, no sólo en estatura, también en musculatura con una cirugía? y de ser un hombre común es ahora un hombre con estampa de galán de novela. ¿Cómo podemos creer que una primera dama del país se hace amiga de cinco inquilinos del barrio de Tepito y hace incursiones y acciones de espionaje al mejor estilo de las películas del 007?, ¿Cómo podemos creer que un hombre es sorprendido por la explosión de su bote a 100 metros de la playa y sobrevive?, ¿Cómo podemos creer que un científico obstinado en la genética logre hacer a una mujer todo un fenómeno que regenera su propio cuerpo y es entonces inmune a cualquier accidente?.

Cuando una historia recurre a este tipo de factores nos hacen pensar en entretenimiento y obviamente en ficción, tal y como fueron concebidas las telenovelas, historias muy apegadas a la realidad pero con un toque de fantasía que hacen soñar al televidente. Este factor de hacernos soñar es quizá la mayor fortaleza de la telenovela, no olvidemos que casi todos quisiéramos vivir y protagonizar esos giros de la vida que nos trasladarán de un escenario triste, pobre y terrible al mejor escenario de la vida y no sólo monetario, si no del más importante, al escenario del verdadero amor y vivir feliz para siempre.

Son entonces las series muy distintas a las telenovelas en esencia, cuáles historias preferirán los asiduos televidentes del horario estelar, historias de amor con final feliz que de antemano sabemos que solo nos dará entretenimiento y ganas de soñar o historias que tratan problemas actuales de nuestra sociedad con su toque de fantasía intentando transmitir algo distinto y no siempre con un final feliz. #ingobernable