Quisieron aprovechar el éxito, y la melodía pegajosa, pero no tomaron en cuenta que en el mundo de la discografía esas ventajas se pagan y muy caro. El presidente venezolano Nicolás Maduro presentó una versión libre de la canción “Despacito”. En el texto se llama a votar a los venezolanos para la elección de los candidatos a la Asamblea Constituyente del 30 de julio. Sin embargo, música y política no van bien de la mano, sobre todo cuando de por medio está la crisis venezolana.

Erika Ender, quien es compositora de “Despacito”, la canción que se ha vuelto viral en todo el mundo, denunció el uso indebido de su obra en manos del presidente Maduro.

Anuncios
Anuncios

“No puedo aprobar que una canción que yo he creado como co-autora sea utilizado sin ninguna autorización para hacerle publicidad a un régimen que tiene sufriendo a los venezolanos. Esto me indigna y no puedo aceptarlo”, declaró Ender a través de las redes sociales. A ella se unieron los interpretes Luis Fonsi y Daddy Yankee. Ender tiene 42 años y es una de las compositoras más influyentes en el mundo de la música latinoamericana. En Venezuela tiene afectos y amigos del alma, a los que esta situación les está afectando. “No puedo ver tanto dolor entre gente que quiero. Los venezolanos son gente guerrera – agregó – con una gran voluntad de hierro. Están luchando por sus #Derechos y su libertad”. #Conciertos