Anuncios
Anuncios

¿Estamos ante el ocaso de la carrera de #Katy Perry? El nuevo álbum de la estrella pop, titulado "Witness", ha resultado un gran fracaso, en especial considerando los estándares de ventas y hits radiales a los que nos tenía acostumbrados.

A pesar de que el material alcanzó la primera posición en el Top 200 de Billboard, con 180 000 unidades (aunque gran parte corresponde a los discos regalados en la compra de boletos para el tour), es una cifra que se queda corta, al compararse con las ventas de su álbum previo, que colocó 286 000 unidades en su semana debut.

Pero mucho peor que las cifras en el Top 200, es el desempeño de los singles de "Witness" lanzados hasta ahora.

Anuncios

Según detalla Forbes, el primer sencillo, "Chained to the Rhythm", sólo llegó a la cuarta posición del Top 100, y la siguiente semana empezó a caer rápidamente. Un débil comienzo para una estrella que posicionó en el número uno varios sencillos de sus discos previos.

Después de este decepcionante resultado, las cosas sólo han empeorado para Katy Perry. "Bon Appétit" entro a la lista en la posición 76, y para la siguiente semana ya estaba fuera del Top 100. El tercer sencillo, "Swish Swish" debutó en el sitio 46 del famoso chart para luego caer al 78 la semana dos.

En busca de un nuevo público

¿Pero a qué se debe el fracaso de Katy Perry con su nuevo álbum? No es ningún secreto que cuando las estrellas pop han gozado de éxito con un concepto dirigido a adolescentes, eventualmente pasan los años, y se vuelve necesario evolucionar.

Anuncios

Claramente buscó esa evolución con "Witness", y parte del fracaso es que su intento de atrapar a un nuevo público, ha sido débil y confuso. Se sigue vistiendo como estrella infantil, a la vez que canta sobre sexo, y se corta el pelo como señora que vive en lo suburbios. No es precisamente un concepto atractivo ni interesante.

El eterno pleito con Taylor Swift

Otro factor que, como menciona Cosmopolitan, ha trabajado en su contra, es haber dedicado una canción, por demás agresiva y ofensiva, a su rival en el escenario pop: Taylor Swift. La contradicción entre lo que dice y lo que hace no parece abonar a su causa. Por un lado asegura que "Witness" es un disco "con propósito" y hasta se une a Hillary Clinton en diversas causas y presentaciones para dejar en claro la madurez de su nueva era, y por otro, lanza un tema contra una colega, nivel pleito de secundaria, y para rematar, ventila sus intimidades de pareja en vivo por YouTube.

Todo esto le ha acarreado muchos titulares y una mala imagen, poco atractiva para motivar a la compra de su nuevo material.

Anuncios

¿Qué sigue para Perry?

Por lo pronto, la cantante iniciará su gira mundial en septiembre, en marzo estará en el panel de jueces en el retorno de "American Idol", y su disquera lanzará ahora como cuarto sencillo una balada, "Save as draft", en las estaciones de radio para adultos en Estados Unidos, esperando correr con más suerte.

Es posible que otros temas de "Witness" logren el éxito que tanto busca, o que lleguen más proyectos que la mantengan a flote por mucho tiempo. Pero también es probable que estemos viendo el principio del fin de una era: La era en que Perry era la máxima e infalible estrella del pop. #Música