Llegó un domingo más y consigo un capítulo espectacular de la serie de #HBO que nos mantiene intrigados sobre lo que depara el invierno a Westeros. En esta tercera entrega, por fin presenciamos y somos testigos, como se anticipa en el trailer de The Queen’s Justice, y en acciones previas, del esperado encuentro entre Jon Snow, Rey del Norte y Daenerys Targaryan y sucedida por todos su títulos, que tras una larga espera (seis temporadas) se concreta para unirse en esta guerra doble.

El capítulo inicia en Dragonstone con el arribo de Jon y su acompañante, Sir Davos, quienes son recibidos por la Mano de la Reina, Tyrion y Missandei, que les piden, cortésmente, que entreguen sus armas a los Dotrhaki que los resguardan.

Anuncios
Anuncios

A lo lejos, en lo alto, Melisandre le hace saber a Varys que ella ya ha cumplido su misión de reunir al Hielo y el Fuego y que es tiempo de marchar hacia Volantis, pero que volverá a Westeros, porque es su destino morir en nación extranjera.

El encuentro entre Jon y Daenerys, contiene un tinte algo cómico, al ella presentarse con todos sus títulos y él solamente por su nombre y su título como Rey del Norte. La conversación comienza con una actitud un tanto hostil y la defensiva por parte de la Khaleesi.

Desde el inicio busca imponer su autoridad como reina legítima y le pide que que se hinque y le jure lealtad, a lo que Jon se opone y aclara que no lo hace por desobediencia, sino por lealtad a su pueblo. Ante esto, la situación parece complicarse un poco y aclara que tampoco está en su contra, que su única prioridad es la visita de los White walkers. Hasta aquí nos quedamos, con el Rey del Norte, como invitado de una Targaryen, por el momento para regresar en breve y continuar con la guerra por el Trono de Hierro.

Anuncios

En King’s Landing, entre la multitud, gritos, insultos, tumultos, alaridos y empujones, Euron Greyjoy hace entrega de las capturadas Ellaria Sand y Tyene, a la reina Cersei, como regalo y muestra de su lealtad ante ella; además como méritos para tomar matrimonio. Pero esto aún no es suficiente para aceptar su propuesta de matrimonio, pero sí para ponerlo al frente de su armada.

Así, Cersei tiene completa libertad de realizar su venganza, empleando, poéticamente, el mismo método con que Ellaria asesinó a su inocente hija Myrcella, con el beso de la muerte. Pero con el pequeño detalle de que Sand presenciará, paso a paso, la muerte de su única viva sobreviviente (las otras dos murieron a manos de Euron). Haciendo una venganza poética. Para más adelante, reunirse con Tycho Nestoris, representante del Banco de Hierro de Braavos, quien le hace saber acerca del gran adeudo de la corona y todos los problemas económicos que representan para el reino y ponerle un ultimátum acerca de las deudas, que si no paga, apoyarán a Daenerys.

Anuncios

De vuelta en Dragonstone, Jon y Tyrion tiene un momento a solas para lograr conversar acerca de la urgencia de extraer el Dragonglass y sobre lo cierto que son los White Walker y The Nigth King, así como peligro que se avecina, no sólo al Norte, sino a todo Westeros de no detenerlos. Gracias a la confianza que se tienen mutuamente, Tyrion intercede por él, después de las pequeñas fricciones al principio, ante Daenerys y la convence de apoyarlo en su causa y así le permita sacar el Dragonglass que sea necesario. Al parecer, Daenerys logra comprender que lo necesita en estos momentos son aliados, no más enemigos.

En el Norte, en Winterfell, Sansa intenta hacerse cargo de todas las provisiones necesarias para soportar el #invierno. Y como siempre, acosada por el siempre inoportuno, Little finger, quien no guarda su distancia y la “aconseja”, a su manera, ambiguamente como siempre, que no confíe en nadie. Consejo que es interrumpido por la inesperada llegada del (ya no tan) pequeño Bran a casa, después de todo lo que pasó, ahora siendo el Cuervo de los tres ojos.

El encuentro es, a decir, bastante frío por parte de Bran, ya que al encontrarse en un plano superior, se ha desprendido de esos lazos terrenales y ha entendido que su misión va más allá de lo terrenal. Sansa, a su vez se encuentra emocionada y algo confundida con la situación, de la que nunca desconfía, pero no logra comprender el todo. Ahora solamente espera aguardar el arribo de Arya para que casi toda la familia esté unida, en lo que regresa Jon con el Dragonglass.

En Old Town, Sam logró curar, misteriosamente en una noche, a Jorah para quedar en libertar de reunirse con su Khaleesi y así pelear a su lado, con ella y por ella en esta guerra. Sam es felicitado por su noble acción, pero resulta reprendido por ponerse en alto riesgo de contagio. Pero ante tal salto de autoridad, no será castigado más que con la transcripción del algunos viejos pergaminos, que posiblemente contengan información importante para él. Acción que realmente le salió barata y recibe un pequeño castigo.

Hay algo que no me deja del todo tranquilo y me hace cuestionarme algo, ¿cómo es posible que Jorah sanara completamente en tan sólo una noche, pues era el tiempo que le dieron para que decidiera lo que quisiera que ocurriera con él, después de ese procedimiento tan complicado y doloroso?

Es claro que en esta séptima temporada la temporalidad (vaya la redundancia) de las acciones es más inmediata, pues porque sólo son siete episodios y prácticamente ya hemos llegado a la mitad, en escenas como ésta, no resulta del todo convincente, pero claro que eso no demerita en absoluto el ritmo de los episodios.

El capítulo termina con el plan de la toma Casterly Rock en manos de Tyrion, al conocer un poco más la fortaleza familiar. Situación que a final de cuenta no resulta del todo exitosa, ya que los Inmaculados no se enfrentaron con todas la fuerza de los Lannister, pues Jaime supo retirar, inteligentemente, una gran cantidad de sus hombres para atacar Alto Jardín, dejando atrapados, sin provisiones y barcos, a los hombres de Daenerys.

En su castillo, Olenna Tyrell ve a sus hombres caer y elegantemente decide asumir su suerte. Es sentenciada a morir, pero Jaime se apiada de ella de manera misericordiosa y la envenena para tener una muerte expedita y digna. Después de beber, le confiesa que ella no querría morir como lo hizo Joffrey, aclarándole que fue la responsable y quiere que Cersei lo sepa.

Así, con más muerte y secretos develados, hemos llegado a la mitad de Game of Thrones y sólo nos queda esperar cómo cierra esta penúltima temporada. #GoT #Winterhascome #Queen'sjustice