Después del lanzamiento del capítulo 33 "Just Friends" (en Latinoamérica: "Amigos y no más") de la serie animada de Disney, Star vs. Las fuerzas del mal, donde pueden presenciarse parejas adolescentes, homosexuales y heterosexuales, besándose; del estreno de La Bella y la Bestia versión liveaction con el personaje Lefou, presentándose como abiertamente gay; o los numerosos rumores que han recorrido la web durante las últimas semanas respecto de una posible primera princesa lesbiana en un largometraje animado de Disney; la polémica respecto de presentar en medios masivos de comunicación historias con contenido homosexual, personajes abiertamente gays o lesbianas, o simplemente insinuaciones propias de lo que es considerado como un género literario/cinematográfico apartado para un público adulto, actualmente, no hace más que continuar incrementando y polarizando al público de una manera radical.

Anuncios
Anuncios

Una historia sobre el primer amor

La más reciente fuente de controversia se generó el pasado lunes 31 de julio, tras el estreno del, a su vez, sumamente esperado, cortometraje animado "In a Heartbeat", dirigido por los dos estudiantes de animación a computadora del Ringling College of Art & Design, Esteban Bravo y Beth David, y cuenta la historia de Sherwin un chico que se halla profunda y secretamente enamorado de Jonathan, quien es a su vez el chico más popular de su escuela. Un día, cuando Sherwin se encuentra oculto, observando a Jonathan caminar por el parque, su corazón sale (literalmente) disparado de su pecho, desesperado por estar cerca de la persona que ama y ahora Sherwin deberá detener a su corazón antes de que sus sentimientos sean descubiertos por el resto de la escuela.

Anuncios

Viralización del cortometraje

El cortometraje surgió como proyecto de tesis para la titulación de ambos jóvenes y se presentó a través del sitio web de micromecenazgo Kickstarter, donde ambos iniciaron una recaudación de fondos con una meta de $3.000 (USD), y con la que pretendían financiar el pago para el compositor musical ($2.200 USD) y el diseñador de sonido ($800 USD), sin dejar de aclarar que, consiguiéndose o no a los compositores, el proyecto sería completado. Al final, el proyecto se volvió tan popular que lograron recaudarse alrededor de $14.000.

Actualmente, el tráiler, con una duración de 26 segundos y lanzado tan sólo el 17 de mayo del año presente a través del canal oficial "In a Heartbeat Animated #Short Film" en YouTube, cuenta ya con 1.712.000 vistas y 50.524 "likes"; mientras que el corto completo, lanzado apenas el lunes pasado a través de la misma plataforma, cuenta ya con 4.866.600 vistas, 567.600 likes y 24.500 "dislikes".

"Puesto que nuestro centro de atención gira en torno al miedo a "salir del clóset", escribieron los creadores en el blog oficial de "In a Heartbeat" en Tumblr, y continuaron: "definimos la luz para representar la exposición y el peligro, y la sombra para representar el encubrimiento y la seguridad".

Anuncios

Sobra mencionar que el cortometraje ha recibido incontables alabanzas debido a la forma tan sencilla y atrayente de presentar, particularmente a un público infantil, una relación entre dos personas del mismo género.

Recibimiento

Para una entrevista a MTV, David comentó: "Tuvo un impacto en nosotros a un nivel muy personal. Siempre decimos que es la clase de cosa que hubiéramos deseado tener cuando éramos niños, algo positivo que deseamos poder haber visto en pantalla". Esta posible necesidad (o prolongamiento de censura) por la inclusión de contenido homosexual en historias propias del cine, la televisión u otras de alcance semejante a "In a Heartbeat" en Internet, es una de las cuestiones fundamentales que ocupan a buena parte del público en los medios de entretenimiento contemporáneos, en general, del contenido mainstream, puesto que implica un impacto considerable respecto de un mensaje que, bien, puede tomarse como positivo para el desarrollo emocional y social del niño, o bien, negativo para el mismo, dependiendo de la línea educacional que pretenda seguir la familia en cuestión.

Es decir que, si como de costumbre, el público tiende a polarizarse significativamente (y particularmente respecto de temáticas relacionadas al contenido #LGBT) las opiniones de ambos polos pueden sintetizarse, de modo aproximado, a las presentadas a continuación: "Hermosamente narrado y hermosamente desarrollado. Una historia tan bella, como importante y necesaria. Una historia para todos porque, sencillamente, es una historia profundamente humana. Y también una muy importante para tantos que alguna vez hubiésemos necesitado, de una manera u otra, sentirnos identificados explícitamente con una historia (en mi caso, desde la bisexualidad). Muchas gracias por esta obra de arte". (Opinión sobre "In a Heartbeat-Animated Short Flim" a través de facebook).

"Mi problema con esto es que los niños van a ser los más influenciados. No tengo nada en contra de los gays, pero no deberíamos estar promoviendo esto para que los niños lo intenten. Ellos necesitan averiguarlo por sí mismos, no que les muestren algo como esto y piensen que es normal, porque no lo es, y tendrán una vida más fácil si ellos son heterosexuales. Si ellos terminan siendo gays, fantástico, pero no deberíamos estar haciendo que niños heterosexuales se pregunten si en realidad son gays, ya que ahora piensan que eso es normal". (Comentario sobre "In a Heartbeat-Animated Short Film" a través de YouTube). #In a heart beat