Anuncios
Anuncios

Kevin Spacey [VIDEO] pasó de ser uno de los actores más admirados y respetados de Hollywood, a ser el protagonista de un gran escándalo de acoso sexual que prácticamente finiquitará su carrera. Por lo pronto, #Netflix rompió relaciones y difícilmente otro estudio querrá tenerlo en su set.

La bomba detonó cuando Anthony Rapp, actor y activista por los derechos de la comunidad LGBT denunció a Spacey [VIDEO] por #abuso sexual. El incidente tuvo lugar en una fiesta en 1986, cuando Rapp tenía 14 años. Por su parte, el protagonista de “House of Cards” - que en aquella época tenía 24 años - mencionó: “Honestamente, no recuerdo el encuentro, debió ser hace más de 30 años.

Anuncios

Pero si me comporté como él describe, le debo la más sincera disculpa, por lo que habría sido un comportamiento ebrio profundamente inapropiado”. Además, la denuncia lo forzó a hablar abiertamente de su homosexualidad, “Ahora elijo vivir como un hombre gay. Quiero afrontar esto de forma honesta y abierta y eso empieza examinando mi propio comportamiento".

Lejos de calmar la situación, el público en general y otras estrellas del séptimo arte, condenaron el abuso y criticaron que lo intentara justificar al revelar su inclinación sexual, dos temas que no tienen que ver, el uno con el otro. #Spacey estaba en picada.

Situación con Netflix

La compañía de televisión por Internet más grande del mundo no tardó en posicionarse y a pesar de que, indudablemente, fue gracias a “House of Cards” cuando se catapultaron al estrellado, decidieron aplazar indefinidamente la filmación, de lo que sería su última temporada.

Anuncios

Aprovechando el calor de la situación, ocho miembros y ex-miembros del staff de “House of Cards” rompieron el silencio y revelaron que también habían sufrido acoso por parte del actor, enfatizando que en ningún momento consintieron las acciones del protagonista de la serie; era “un ambiente tóxico”. Sumado a esto, un antiguo asistente de cámara afirmó que vio sus comportamientos, pero fue amenazado por Spacey: “¿Quién le va a creer a un trabajador del equipo? ¿Serás despedido?”.

Tras las nuevas acusaciones, Netflix volvió a responder rápidamente y aunque aclaró que sabían de un incidente que habían vivido - el mismo que había sido resuelto -, decidió romper totalmente con el actor, no obstante, sí lo hará con Media Rights Capital, compañía que produce “House of Cards”. A su vez, tampoco estrenarán la película “Gore”, producida por Spacey y la cual se encontraba en post-producción.

¿Y ahora qué pasará con “House of Cards”?

Al día de hoy, el futuro de la serie es incierto y aunque nadie desea que llegue a su fin, eso pasará muy pronto y los escenarios son muy pocos:

  • Cancelar la serie: Aunque este escenario es poco probable, tampoco hay que descartarlo. Los fans podrían estar tristes al no conocer el final de la serie, pero así la productora y los involucrados darían carpetazo a la situación de manera sencilla y rápida, a pesar de las pérdidas económicas que puedan surgir.
  • Todo como si nada: El escenario más improbable. Grabar con Spacey algunas escenas o intentar simularlo por computadora, para concluir la serie.
  • Matar a Frank Underwood: Parece que será el rumbo que tome la productora. El acontecimiento podría ocurrir “fuera de pantalla” y simplemente mencionarlo y hacer referencia a él, sin la necesidad de contar con la actuación de Kevin Spacey y así dar el peso total de la serie a Robin Wright, en su papel de Clarie Underwood como la Presidenta de Estados Unidos. Cabe mencionar que el personaje y la actriz son muy queridos, por el público que la serie.

Un spin off en camino

Que el arco principal de “House of Cards” llegue a su fin no significa que la serie lo haga.

Anuncios

La casa productora se encuentra trabajando en un nuevo proyecto, que podría estelarizar Michael Kelly, interpretando a Doug Stamper, el fiel asistente de los Underwood y aunque las pláticas se encuentran en una etapa muy temprana, parece que las negociaciones van por buen camino.

Mientras el futuro de “House of Cards” se decide, algo es seguro. A Spacey no lo volveremos a ver en Netflix y posiblemente en ningún otro proyecto, por el contrario, la investigación podría llegar más a fondo y no hay que descartar alguna condena en prisión, pues la Policía Británica ya lo investiga.