Bien en sabido por todos que la manifestación es un derecho propio de los ciudadanos, sin embargo éste viene regido según las reglas que se redacten en la constitución de cada país.

Tras las #Manifestaciones que han tenido lugar en México en las últimas semanas y que conciernen, en primer lugar, a los estudiantes de la Escuela Normal Rural que se manifestaron de forma violenta arrojando objetos y cócteles molotov contra las fuerzas del orden el 26 de Septiembre terminó con 6 fallecidos, múltiples heridos y 43 desaparecidos supuestamente secuestrados por la Policía y, en segundo lugar, a la manifestación que se ha llevado a cabo por los padres de los desaparecidos, también violenta, debido a que atacaron con artefactos incendiarios coches de la Fiscalía.

Según recoge la constitución mexicana las manifestaciones se pueden realizar de manera pacífica y sin armas, según lo recoge el artículo 15, artículo que si lo seguimos a raja tabla fue violado por los manifestantes.

En cuanto a la libertad de expresión, ésta se puede ejercer en su totalidad y sólo restringirse en caso de proteger los derechos propios de terceros así como su reputación.

La iniciativa llevada a cabo por el Gobierno del país se impulsó en 2013, pero, se quedó estancada desde ese mismo momento.

Lo que se pretende con estas modificaciones es resaltar que tanto los ciudadanos que viven en las grandes ciudades como las personas que elijan manifestar su derecho a la libertad de expresión tienen el mismo derecho a utilizar el espacio público.

Si bien es cierto, no hay hasta el momento alguna ley que prohíba la libre manifestación o marcha en el país, aunque, si ha habido en estos últimos años numerosos intentos legislativos por regular estas manifestaciones debido a que la vía pública se ve obstruida en numerosas ocasiones por las marchas que se llevan a cabo en ella y, por lo tanto, incurren en una limitación a los derechos de multitud de ciudadanos.

Esta iniciativa fue propuesta por Marco Aguilar y, la diputada Aleida Alavez que forma parte del Partido de la Revolución Democrática, argumentó que dicha modificación en el artículo 73 de la Constitución permitiría la creación de una ley que controlara las marchas y, asimismo, el libre tránsito de los ciudadanos. Por otro lado, Marco Aguilar, explica que no debe ponerse un derecho por encima del otro.