En México desde 1924 celebramos cada 30 de abril el Día del Niño. Sin embargo, fue hasta 1954, cuando la ONU hizo la recomendación a todos los países de que se estableciera un Día Universal del Niño. Cada gobierno escogería la fecha para la celebración de este día. Para la Organización de las Naciones Unidas el Día Universal del Niño es el 20 de noviembre, fecha en la que se conmemora la aprobación de la Declaración de los Derechos del Niño.

El Día del Niño se festeja en Alemania el 20 de septiembre. En Argentina, Chile y Uruguay es el segundo domingo de agosto. En Bolivia el 12 de abril, en Brasil el 12 de octubre. En Bulgaria, China, Ecuador, Francia, Nicaragua, Polonia, Portugal, Rumania, Rusia y Ucrania es el 1 de junio. Y así, en otros países se celebra en diferentes fechas.

#Niños y niñas en este día reciben regalos de todo tipo. No obstante, los profesionales en la materia aseguran que el mejor regalo que pueden recibir los infantes es: una buena educación formativa (que es muy diferente a la educación académica) y un ejemplo de vida positiva, ambos regalos de parte de sus padres.

Educación formativa:

Es recomendable que a niños y niñas les inculquemos valores como la honestidad, la reciprocidad, la sinceridad, el respeto a sus cuerpos (incluye sobriedad y buena autoestima), la obediencia hacia las leyes, un adecuado desenvolvimiento social, una mentalidad positiva, el hábito de la buena lectura, etc.

Un ejemplo de vida positiva:

Si deseamos que nuestros hijos sean adultos exitosos, responsables y felices, tenemos que ofrecerles un buen ejemplo de vida positiva. Si usted tiene una mentalidad en la que destacan muchas cualidades y características positivas, tenga la plena seguridad de que está ofreciendo el mejor modelo de vida positiva, no sólo a sus hijos, sino a cualquier infante que cotidianamente le observe.

Por el contrario, si usted tiene varias actitudes negativas, algunas adicciones, y acostumbra manipular, discriminar, mentir, hacer trampas, etc. Todo esto es lo que pueden aprender sus hijos. Los chicos imitan todo lo que ven y todo lo que escuchan; ellos son como esponjas que absorben todo.

En las escuelas sólo reciben la instrucción académica o profesional; quizás, aprenden a socializar, a relacionarse con los demás fuera del ambiente hogareño. Por lo general, en las escuelas los chicos aprenden más cosas negativas que positivas. Del hogar es de donde tomarán la mayor parte de los elementos para formar su personalidad (positiva o negativa), según el ejemplo que hayan recibido.

Otra cuestión importante:

Para que los pequeños puedan convertirse en adultos independientes, autosuficientes en varios aspectos, debemos evitar sobreprotegerlos o consentirlos demasiado. Un niño o una niña acostumbrados a que todo lo que piden se les da al hacer un berrinche o sin colaborar en algo, se vuelven adultos manipuladores, que dependen mucho de otros para hacer varias cosas; por ello recurren a la manipulación, al chantaje, a las lágrimas de cocodrilo, etcétera para obtener lo que desean.

Un buen ejemplo enseña más que mil palabras.

¡Feliz Día del Niño a todos los chicos! #Padres hoy #Psicología