El Parlamento, con el apoyo mayoritario de los grupos que lo componen, está elaborando una propuesta para moderar al gigante de #Internet en la comunidad europea.

El informe dispone fraccionar a Google, de manera tal que el servicio del motor de búsqueda quede apartado de los demás servicios comerciales que ofrece la empresa, para que su predominio sobre otras compañías no sea mayor.

Este informe ayudará a ejercer más presión sobre las negociaciones que mantiene la Comisión Europea con Google desde el año 2010, en esa ocasión Bruselas acusa a la compañía de practicar el monopolio. El convenio, que estuvo a punto de cerrarse, se quebró por presión de movimientos sociales, que rechazan que la UE acepte la propuesta de Google, porque de esa manera conseguirá eludir sus denuncias.

Esta no es la primera vez, ni sera la ultima, que la justicia de Europa se enfrenta a Google, ya que en una ocasión anterior exigieron al buscador que hiciera efectivo el "Derecho al Olvido" , retirar contenido, de los usuarios que lo solicitaron en situaciones concretas.

El 1 de noviembre Margrethe Vestager asumió el cargo de jefe antimonopolio de la UE y será la encargada de tomar la decisión de cómo proseguir con esta situación. Su portavoz Ricardo Cardozo, manifestó que los motores de búsquedas son claves para el desarrollo de la economía europea y estamos comprometidos a garantizar la competencia leal en los mercados en los que estos se encuentren activos.

El parlamento planea solicitar a toda la asamblea que voten la decisión, aunque el informe final aún tiene que negociarse. Ronda una interpretación que declara que no se hace alusión concretamente a Google, pero este es el más utilizado en la Comunidad Europea con un 90%, y será el mas afectado si se aprueba esta nueva medida.

En este proyecto se le reclama a los reguladores antimonopolio de la Unión Europea que lleguen a un pacto con la compañía, para lograr que no se excluya a la competencia y también requieren que a los usuarios se les sugiera los resultados de las búsquedas más apropiadas para ellos, en lugar de mostrar los más convenientes para el buscador. La UE primero debe hacerle llegar sus objeciones antimonopolio a la compañía e intentar alcanzar un acuerdo y, si esto no se logra, daría lugar a multas y sanciones.