En todo el mundo hay un total de 4 locales físicos donde se podían comprar las Google Glass, en Estados Unidos se podían adquirir en Nueva York, Los Angeles y San Francisco y la última tienda se encuentra en Inglaterra en la ciudad de Londres, Google mediante un aviso de post en Google+ comunicó que todas serán cerradas.

También afirmó que no se debe a que el dispositivo sea un fracaso, no obstante tampoco tuvo la gran aceptación que se esperaba con este innovador y novedoso gadget. El motivo que nos da Spencer Kleyweg, desarrollador, es que estos negocios ya no son necesarios ya que la mayoría de sus usuarios o futuros clientes compran por #Internet.

En estos establecimientos de Google los usuarios podían ir a probar todos los dispositivos y aclarar sus dudas, ya que había asistentes cualificados para ayudar con el soporte. Ahora, como Google encontró resolver todas los problemas vía online o por teléfono, entonces estos establecimientos ya no cumplen con la función con la que fueron creados. No son necesarios, así lo dejo saber Kleyweg.

También afirmó que muchos piensan que es el comienzo del fin de este dispositivo, pero esta es solo una estrategia de negocios inteligente realizada por la compañía Google esta afirmación fue para responder a todos los rumores y críticas que circulan diciendo que  las Google Glass no son un dispositivo suficientemente vendible como para permanecer en el mercado tecnológico. Estas declaraciones de Google, para muchos, no son motivos suficientes o dejan muchas dudas.

Apple es otro ejemplo: la misma empresa afirma que los usuarios que compran sus dispositivos en las tiendas físicas son muy pocos, que la gran mayoría lo hace por Internet en su tienda online. Ellos afirman que el motivo de tener una tienda física no es el simple hecho de vender, es para que los usuarios o los futuros clientes conecten más con la marca, puedan tocar y probar los productos, los nuevos dispositivos que salen al mercado que estén cerca, que los sientan, que prueben todas sus funciones. De esta manera llegan más a las personas, creando una conexión, y ese usuario recomendará su experiencia a otro o le ayudará a decidirse a comprarlo ahí o de manera online más tarde. Ese es el gran objetivo de poseer un establecimiento físico. Por el momento, la decisión tomada por Google deja muchas dudas. #Tecnología