El aprovechar las ventajas de una página de Facebook para el comercio en línea no sólo resulta deseable, sino en realidad indispensable, si se busca que nuestra presencia empresarial en la red tienda siempre al aumento de ganancias. De esta manera, algo fundamental es crear un perfil comercial o empresarial, y a partir de él generar una página con esas mismas características en Facebook. Así, se evita la posibilidad de tener un perfil personal y de éste derivar una página empresarial o comercial, ya que en este caso ambos factores deben quedar plenamente separados.

Porque lo primero que debe buscarse con una página de Facebook para generar ganancias en línea son seguidores, y no "amigos". Es decir, que debe mantenerse siempre una perspectiva de oferta de productos y servicios con aquellos usuarios que decidan seguir nuestras publicaciones, o que indican que les "gustan". De este modo nos mantendremos enfocados en nuestro interés empresarial y evitaremos caer en la tentación de publicar "curiosidades" o elementos que, si bien pueden agradar a quienes nos siguen, también los distraerán de la información que queremos comunicarles.

A ello ayuda mucho el vincular nuestra página empresarial en Facebook con su equivalente en Twitter, de manera que lo que publiquemos en una aparezca simultáneamente en la otra, y así tengamos una identidad muy fuerte frente a nuestros seguidores. Con todo, una ventaja que en el sentido comercial debemos aprovechar en Facebook es que nuestros textos y nuestras imágenes aparecen permanentemente a la vista de los usuarios, y, si éstos desean ver nuestras publicaciones más recientes, allí las podrán encontrar reunidas, para hacer comentarios en el momento que lo deseen.

Esto hace que aunque muchas veces la interactividad entre seguidores y desarrolladores de la página de comercio electrónico en Facebook no ocurra en tiempo real, al menos sí sea bastante frecuente, y cubra las necesidades de comunicación para ambas partes. Por eso es que nuestro contenido en la página comercial de esta red social debe ser de la más alta calidad y no desmerecer en nada al de nuestro sitio web, si lo tenemos. En caso de no contar con una página electrónica propia, la de Facebook puede ser suficiente, siempre y cuando la actualicemos continuamente y la promovamos permanentemente en la red.

Una vez cubiertas estas posibilidades, es por completo necesario que hagamos interactuar nuestros espacios de comercio electrónico en línea (página de Facebook, cuenta de Twitter, sitio web propio, blogs, etcétera), de manera que tengamos mucha presencia en la red y, por eso mismo, a nuestros seguidores y clientes potenciales les resulte siempre fácil la decisión de compra a nuestro favor.

Con ello tendremos alto porcentaje del éxito comercial en línea asegurado. El resto depende de nosotros, en cuanto a la calidad de los productos y servicios que ofrecemos, las tácticas que utilicemos para promoverlos convincentemente y, desde luego, por nuestra capacidad de atender impecablemente a clientes y posibles compradores, como emblema dondequiera que alguien advierta nuestra presencia comercial en la red. #Internet