Philae es el nombre de un módulo de aterrizaje perteneciente a la misión Rosetta, el cual, hace unos días, logró aterrizar exitosamente en el cometa P/67 Churyumov Gerasimenko. Un nuevo descubrimiento se ha obtenido gracias a esta misión espacial: Philae ha identificado moléculas orgánicas que incluyen carbono, elemento fundamental para la vida en nuestro planeta. Con ello, se afirma la hipótesis de que el origen de la vida terrestre pudo haber surgido de un cometa que cayera en nuestro planeta.

Philae hizo llegar estos valiosos datos a los científicos de la ESA, poco antes de entrar estado de hibernación, por la poca energía de sus baterías. Y si bien, todavía los investigadores no han determinado si estas moléculas tienen los compuestos indispensables para la formación de proteínas, se trata de un descubrimiento de enorme relevancia y acorde con uno de los propósitos centrales del proyecto Rosetta: saber si hace miles de millones de años, cometas hicieron llegar la semilla de la vida en nuestro mundo, con compuestos orgánicos que llevaran consigo al impactar la Tierra.

Luego de 57 horas de experimentaciones en la superficie del cometa P/67 y poco antes de que sus baterías solares se agotaran sin remedio, Philae logró enviar a la Tierra mucha información acerca de la naturaleza de esa ancestral roca. Por ejemplo, el analizador de gases denominado COSAC que lleva instalada la sonda espacial, logró "oler" la atmósfera del cometa apenas aterrizó en él y así detectó de inmediato las primeras moléculas de tipo orgánico halladas en un cuerpo sideral semejante.

Una de las cuestiones que se han planteado los científicos involucrados en el proyecto Rosetta es saber si Philae logró activar el taladro SD2 y qué tanto perforó en la superficie del cometa. Lo que los científicos desean determinar es en qué medida la sonda robotizada logró depositar las muestras que obtuvo en el dispositivo de análisis. Actualmente los especialistas de la ESA, se encuentran analizando la información disponible para saber a ciencia cierta sí, una muestra del suelo de P/67 Churyumov Gerasimenko fue recopilada y analizada correctamente con el cromatógrafo de gases de la nave espacial. No se tiene una referencia exacta del peso y la cantidad de material que se recuperó del suelo del cometa.

Se tienen grandes esperanzas de que la sonda Philae se reactive una vez que pase el tiempo conveniente para que la luz solar recargue las baterías de la nave. Los científicos de la ESA lograron que girase el módulo de aterrizaje en la noche del 14 al 15 del mes en curso, de manera que el panel de mayor tamaño de Philae ahora apunta de manera más franca al Sol.