Hace apenas unos días la prestigiosa universidad norteamericana decidió hacer uso de una nueva tecnología con la finalidad de controlar la asistencia a clases por parte de los alumnos. Un conjunto de cámaras fueron colocadas en las aulas, el sistema permitía calcular minuto a minuto todo lo sucedió dentro de la sala y saber qué cantidad de estudiantes se encontraban presentes allí.

El experimento que decidieron realizar las autoridades de la institución generó sorpresa y a la ves varios disgustos en profesores pero mayormente en los estudiantes de Harvard, ya que fueron filmados sin previo aviso y posteriormente se les informó sobre este experimento en una reunión realizada la semana pasada en la universidad.

El software utilizado no sólo permitía tomar fotografías a cada minuto y analizarlas, sino que también develaba la cantidad de asientos vacíos en el auditorio y los asientos ocupados. Aunque se pueden ver los rostros de las personas presentes en la clase, el sistema no mostraba los nombres ni la información de cada uno de ellos.

Los estudiantes se quejaron ya que fueron estudiados sin previo consentimiento y fueron informados sobre el hecho luego de que se finalizara la primera etapa de prueba. El posible destino de las imágenes donde se puede ver su identidad generó gran preocupación en los estudiantes de la Universidad de Harvard, aproximadamente 2 mil personas pudieron verse en las grabaciones, aunque la Institución aseguró que ya han sido borradas completamente de los sistemas.

En cuanto al objetivo de haber realizado este experimento, las autoridades dijeron que sirve como ayuda para los profesores y también para analizar el porcentaje de asistencia a clases. Se pudo comprobar que los días miércoles la asistencia era más elevada que los viernes y que en el pasado semestre el nivel de asistencia disminuyó. Aún queda esperar qué medidas decidirán tomar los alumnos al respecto ya que sienten a este hecho como una invasión a la privacidad. También la universidad está decidiendo sobre cuáles serán las medidas a seguir, si las filmaciones en los auditorios serán implementadas finalmente, pudiendo llegar en un futuro a otras instituciones educativas o si esta nueva tecnología aplicada a las aulas será dejada a un lado.