En Australia el famoso juego Grand Theft Auto (GTA) ha sido vetado por las tiendas Target y Kmart, las razones que esgrimen para haber realizado tal veto, es la violencia explícita del videojuego y el trato hacia la mujer que se da en el mismo.

Esto no solo afecta al episodio V de la serie del videojuego, sino que también ha llevado a desaparecer de las tiendas las otras cuatro versiones anteriores. Wesfarmers es la propietaria de estas dos cadenas de venta de informática y #Videojuegos, por lo que se lleva a cabo una operación coordinada por la dirección de la junta directiva.

El país ha sido de momento el único que ha tomado esta medida pero no se descarta que otros más se sumen a la medida, aunque habría que preguntarse la razón por la que se toma ahora y no desde el principio de un juego que no ha variado demasiado en su temática.

Más de 30 millones de copias se han vendido desde septiembre de 2013, lo que hace que, pese a su contenido, sea una saga que reporta cuantiosos beneficios a sus responsables. GTA siempre ha sido envuelta en polémica desde su nacimiento debido a los temas que formaban parte de la temática del juego, drogas, bandas callejeras y crimen organizado en un ambiente de violencia y de actos vandálicos, hace 17 años de su llegada a las tiendas y no ha perdido un ápice de fuerza en sus ventas.

Hace 10 años con GTA, con el San Andreas, su creador Rockstar Games tuvo que enfrentarse a demandas de usuarios por haber incluido un juego de contenido sexual en él. Con frecuencia se debate sobre las consecuencias o la influencia de los juegos violentos en la sociedad y es probable que algo de ello exista pero podemos ver violencia en el cine o sin ir más lejos en el telediario, donde a menudo se emiten imágenes desagradables.

Muchos jóvenes ocupan tiempo en estos juegos y no por ello se convierten en seres insensibles a la violencia, quizás sea cuestión de educación a los jóvenes y concienciación de que es solamente un videojuego, después no debe olvidarse que cada persona puede percibir el juego de distinta manera, es un tema controvertido que seguirá causando discusiones en la opinión pública.