Por el avance tecnológico, novedosos inventos y descubrimientos, es factible que en poco tiempo dejemos de ver algunas cosas tan sencillas y familiares como las carteras, cerrojos de las puertas y audífonos alámbricos, así como también varios más, de acuerdo con las predicciones de numerosos científicos.

Los ininterrumpidos avances de la #Tecnología no dejan de implementar cambios en nuestro habitual estilo de vida, de manera que dejaremos de utilizar y veremos desaparecer muchas de las cosas que hasta hace poco pensábamos como indispensables.

De entre los objetos de la cotidianidad que se volverán obsoletos en poco tiempo destacan las cerraduras de las puertas, según lo que anticipan los expertos. En lugar de estos mecanismos utilizaremos aplicaciones en los teléfonos inteligentes o las tablets, las cuales estarán conectadas a cerraduras inteligentes en las puertas para que de manera segura e inmediata reconozca al propietario de la casa.

Por lo que se refiere a las carteras, firmas como Apple y Google están haciendo que olvidemos nuestras tradicionales carteras físicas, para usar en su lugar novedosas tecnologías de pago incluidas en los teléfonos inteligentes. Y así, soluciones como Google Wallet y Apple Pay están ganando terreno por ofrecernos una vía mucho más segura para realizar transacciones financieras que las convencionales tarjetas bancarias.

Los típicos audífonos o auriculares con cables son otros de los objetos que las nuevas tecnologías volverán obsoletos, hasta eventualmente hacerlos desaparecer. Los auriculares Bluetooth ya no sorprenden, pero en este año 2015 será introducida una notable alteración en ellos. Y es que desaparecerá la conexión física que hay actualmente entre el audífono derecho y el izquierdo. De manera que las dos partes serán autónomas una de la otra.

Los relojes analógicos no están a salvo de este impulso hacia la vanguardia tecnológica que arrastra todo a su paso. Y si bien la mayoría de nosotros estamos acostumbrados a esta clase de relojes, en el porvenir van a dejarle su lugar a los relojes digitales y los relojes inteligentes. Incluso los relojes analógicos hoy por hoy se ven orillados a contender con rastreadores de actividad física que, además del clima, ofrecen muchos otros datos interesantes.

Pero está tendencia puede ir mucho más allá y conforme a lo que anticipan muchos científicos la propia realidad podría verse amenazada por los adelantos tecnológicos. No es casual que un gigante de las redes sociales como Facebook haya adquirido una importante firma diseñadora de cascos de realidad virtual: Oculus VR. Lo anterior implica que esta última contará con ingentes presupuestos para desarrollarse e innovar libremente. Y considerando que otras empresas de renombre como Samsung, Google y Apple también están ocupados en el desarrollo de dispositivos parecidos, nos hace pensar que pronto la realidad virtual será más real que la realidad misma.