Un grupo de habitantes de la región de Izmir en Turquía, utilizan burros que hacen la función de punto de acceso para conectarse a Internet y proveen de electricidad para recargar los dispositivos móviles en todo momento.

Es conocido que la necesidad de una conexión Wifi es necesaria e imprescindible para todos, no importando en qué lugar del mundo se encuentren, incluyendo a aquellos que se encuentras en los lugares más lejanos y remotos del planeta.

Por esta razón, la compañía turca Ser-Gün, quienes fabrican placas solares, equipó a los burros con paneles que recargan la batería de los dispositivos electrónicos a su alcance, gracias a las celdas que recolectan la energía del Sol durante las largas jornadas de trabajo.

Gracias a esto, los trabajadores de este sector pueden acceder a la electricidad de forma continua e ininterrumpida, y así, puedan tener sus teléfonos siempre disponibles y encendidos. Además, pueden conectar lámparas al atardecer para tener luz durante las jornadas vespertinas, principalmente cuando los animales se encuentran en época de apareamiento.

El punto interesante de la historia es que los burros cargan antenas que distribuyen Internet inalámbrico, de esta forma los empleados pueden utilizar sus equipos portátiles para estar siempre actualizados en cuestiones del tiempo atmosférico, consultar síntomas de enfermedades de los animales y datos de la región.

El precio de cada panel es aproximadamente de unos $15 mil pesos mexicanos. La mitad de estos paneles fueron financiados por el Estado turco, mientras que la otra mitad fue adquirida por los trabajadores.

Este proyecto está siendo implementado en conjunto con la Asociación Provincial de Criadores de Ovejas y Cabras, quienes tiene por lema: "El aislamiento y la ausencia de conexiones eléctricas, ya no será un obstáculo", tal como informan en su sitio oficial.

Luego de casi un año que se inició este plan, la empresa Ser-Gün trabaja para lograr una nueva versión con paneles de fácil movilidad y mayor practicidad. #Tecnología