Hasta hace poco los desarrollos en ingeniería robótica y la ciencia ficción habían seguido rutas bastante distintas. Pero en años recientes las cosas han cambiado, hasta el punto en que los autómatas actuales se parecen más a los que nos presentaron en su momento las novelas de Philip K Dick, Brian Aldiss o Isaac Asimov.

La ingeniería robótica de nuestro tiempo comienza a dejar el laboratorio para acercarse a los hogares y transformarse en los ayudantes perfectos para realizar las tareas cotidianas, los quehaceres de la casa. Una muestra de ello la tenemos en Jibo, un diminuto robot que es capaz de interactuar con los usuarios. Es un pequeño autómata útil para la organización de las actividades diarias. No en tareas físicas, sino a las virtuales. Es como un smartphone pero con total autonomía y personalidad propia.

En primera instancia Jibo parece un robot como tantos otros, pero en realidad no es así. La interacción que mantiene con las personas le facilita hacerse un integrante más de la familia. No es más que un aparato con pantalla táctil de 5.7 pulgadas y un cuerpo de plástico y aluminio, pero de acuerdo a su diseño, se proyecta ante los usuarios como un ojo capaz de comunicar emociones y estados de ánimo.

Gracias a las dos cámaras que lleva instaladas, Jibo es capaz de reconocer rostros, realizar fotografías con tan solo un comando de voz y efectuar videollamadas. También puede escuchar con los micrófonos que incorpora y hablar con la gente. Gracias a esta última aptitud, los usuarios nunca se olvidaran de realizar alguna tarea, puesto que el pequeño robot se encarga de recordárselos.

Creado por la compañía JIBO Inc. Fundada por Cynthia Breazeal, especialista del MIT Media Lab, de los Estados Unidos, este robot puede aprender las preferencias de sus propietarios y aunque no puede moverse por sí mismo puede girar su cabeza 360 grados para comunicarse con los usuarios.

A través de su pantalla manifiesta tristeza o alegría. Al ser muy ligero puede ser llevado a cualquier parte de la casa donde se le requiera y gracias a las numerosas articulaciones que incluye se mueve de manera muy natural, como si se tratara de un ser viviente. El robot Jibo será puesto a la venta en 2016, con un precio aproximado de 599 dólares. #Tecnología