#Apple dio a conocer recientemente que será el día 24 de abril cuando sea lanzado el primer reloj inteligente producido por la firma de Cupertino: el Apple Watch. Esta será la apuesta tecnológica de Apple para debutar en el mercado de los vestibles, cuya valía asciende a más de 7 mil 140 millones de dólares en el 2015. Lo anterior se desprende de un reporte de la compañía Statista.

Según cifras de The Financial Times, se prevén ventas de aproximadamente 13 millones de unidades del Apple Watch en su primer año de comercialización y 14 millones de unidades en el segundo, lo cual derivará en ganancias para la firma encabezada por Tim Cook de 12 mil millones de dólares extras, en los siguientes dos años.

Sin embargo Angelo Zino y Gene Munster, prestigiosos analistas de mercado, coincidieron en que las ventas de este gadget, debido al elevado precio que maneja, será de unos 10 millones de unidades.

La verdad es que el alto precio del Apple Watch se observa desde el modelo Sport, de apenas 38 mm, en 349 dólares, unos 6 mil 800 pesos. Otro modelo, una presentación de acero inoxidable, vale 549 dólares, es decir, 8 mil 500 pesos, lo cual puede variar de acuerdo al extensible que lleve. Una versión de lujo, la Edition, nos presenta un Apple Watch de oro de 18 kilates, con un precio de 10 mil dólares o 155 mil pesos.

Como referencia del mercado que Apple pretende dominar con su reciente vestible tenemos al reloj inteligente más popular de la actualidad, el Pebble. Este gadget ha logrado vender cerca de un millón de aparatos en dos años, aun cuando su precio ronda los 3 mil pesos, es decir, bastante menos que el smart watch de Apple.

Otros relojes inteligentes que usan el sistema Android, diseñados por Motorola, Samsung y LG, lograron vender unos 700 mil aparatos el año anterior. De acuerdo a lo que opina Daniel Morgan, directivo de la Synoyus Trust Company y experto en el medio, existe un nicho de mercado para esta #Tecnología que Apple pretende conquistar, los weareables, entre los fieles seguidores de la firma. Pero todo depende que sean productos tan potentes como lo que se espera de ellos.