Se trata de un autómata de nombre Ham, que ha asombrado miles de personas con su extraordinaria habilidad para responder a preguntas elementales, sostener contacto visual e identificar el sentido de algunas expresiones faciales.

En el marco del evento AsiaWorld-Expo que fue realizado en la ciudad de Hong Kong, la firma estadounidense Hanson Robotics dio a conocer su novedosa creación, un androide que puede responder a las preguntas que se le hacen, así como también captar lo que significan algunas emociones faciales. Todo ello lo reportó el periódico Rusia Today.

El artefacto se denomina Ham y ha causado una gran impresión entre el público por su notable destreza para mantener una conversación básica con los humanos, sostener contacto visual y además, reaccionar con naturalidad ante las expresiones del rostro que capta en los humanos. También difundió esta noticia el Daily Mail.

David Hanson, presidente de la mencionada compañía y principal responsable del diseño de Ham, comentó que la habilidad y capacidad de respuesta del robot implican un sobresaliente avance en el campo de la ingeniería robótica. Pero además, la #Tecnología usada en la creación de este humanoide tiene un gran potencial para el entorno de la medicina.

La cabeza de Ham fue construida con un material de elevada maleabilidad, denominado Flubber. Pero el robot también ostenta un blando cuerpo, desarrollado con modernas técnicas en nanotecnología. Otro de los aspectos más destacados del androide Ham se relacionan con los realistas poros que tiene su piel, de solo 4 a 40 nanómetros de ancho. Cabe mencionar como referencia que existen unos 10 millones de nanómetros en un solo centímetro.

Según lo que se menciona en el portal de Hanson Robotics, esta clase de androides pueden ver a la cara de los usuarios, entablar contacto visual con ellos y sostener una ingeniosa charla. Pero el Daily Mail destaca que Ham no es el primer autómata de humana apariencia que esta compañía ha diseñado.

Hace tiempo fue presentada una versión previa de este mismo robot, el cual era muy parecido al genial científico Albert Einstein. El artefacto también tenía expresiones en el rostro por medio del sistema de pequeños motores que llevaba incluido, los cuales se encargaban de ajustar las zonas de articulación cerca de los ojos y la boca.

#Investigación Científica