Pienso en los jóvenes primero.Resulta difícil explicarles un mundo en el cual su diversión no se desfase y los reduzca al vicio de las apariencias. No nos hemos civilizado mucho en el espíritu, ni con el teléfono celular, ni con el internet, ni con las redes sociales.

Los más chicos no vivieron una manera de relacionarse muy distinta basada en los teléfonos fijos y los medios duros como la televisión, la prensa y la radio básicamente. ¿Cómo nos verán a quienes vivimos otro tipo de realidad?

Hace 20 años no era inusual ir al cine con los amigos; nosotros no estábamos conectados entretenimiento y pocos excéntricos usaban audífonos o gafas para de plano irse a la RV.

Anuncios
Anuncios

Parte del significado de la cinematografía era un reto sociológico de salir que generaba épicas travesías de convivencia con la #Cultura popular.

A la hora de saciar ese tiempo que en el trabajo formal siempre se trata de aprovechar... un film siempre fue el modo barato de consolidar la prerrogativa de la individualidad. Una peli nos genera la sensación de ser libres pues escogemos qué y dónde ver las películas del momento.

Será más difícil evocar en el futuro el concepto del cuarto de la tele. Aquellas emociones en vivo que reunían a la familia y consolidaban nuestra identidad cultural con las masas no volverán a tener el impacto de otros tiempos cuando todo funcionaba de modo analógico.

Entonces dirijamos nuestra atención a este rato entre las cosas que dedicamos al capricho del Siglo XXI.

Anuncios

Cualquier proposición puede ser válida bajo el criterio de un sistema que le permita acceder a la red de información universal. Sea Filminlatino, Netflix o Youtube desde aquí usted puede escoger su propia programación.

Sin embargo, fíjese cómo de cualquier modo parece no ser tan accesible el contenido de otros países. Sea por ignorancia o por los derechos a la distribución uno se traba. Entonces se presenta como algo asequible sin duda hacer la aventura a la Cineteca, o bien se dejarse llevar por los Festivales en Línea.

De hecho My French Film Festival es el único en su tipo y maneja simultáneamente un excelente menú de películas francesas contemporáneas y un sistema de difusión que hace una década aún no era tan realizable. Basados en la tecnología actual, los muchachos de Francia nos ponen cerca por séptima vez un remedio para salir de la caja aunque no salga de su casa.

Contradictoriamente, las películas este año no representan el entretenimiento al que estamos acostumbrados. Los patrocinadores están en la portada con sus logos y no se entrometen durante en medio o después del contenido.

Anuncios

Este año no se montó el corto de los organizadores tampoco. No llega tan rápido la señal, pero no se impaciente todo es parte del existencialismo galo.

No ha habido año sin que se haga un cine con escasa producción. Los directores suelen retratar temas alusivos al sentido nacional de migrantes de otros países que fueron parte de la República. No hay tanta violencia audiovisual, sino una decadencia emocional filtrada desde las categorías en competencia.

Es ampliamente recomendable disfrutar de las pelis fáciles con las peripecias de los chavos; le van a encantar las de psicóticos y reirá por el montaje de los Ogros. Hay cortos y largos para la integración de la familia y muchas historias románticas y de mujeres. También hay caricaturas para todas las edades. Todo funciona perfecto en su plataforma irradiando lo mismo pad que celular. Lo único que falta es probar. ¿Qué otro festival ofrece tan sencillo acceso? #cine francés #myfrenchfilmfestival