Un día normal de la semana en la ciudad de México, donde el tiempo corre, el tráfico no es novedad y Snapchat es la fuente de distracción con estos divertidos filtros. Para ser honesto, los filtros que nos ofrece la aplicación de Snapchat, una de las #Redes Sociales más activas que existe hoy en día, nosotros como sociedad empezamos a disfrutarlos a reírnos a dejar atrás la formalidad que existía en Instagram o Facebook, pero... ¿por qué subir 1 o más selfies con el filtro de perrito o la famosa corona de flores a otras redes sociales?

Como bien sabemos, estos filtros son embellecedores: aclaran tu piel, te hacen ver de una forma distinta, pero todos tenemos ese contacto en Facebook que sube más de 2 selfies al día con algún filtro de esto, inclusive cuando está de vacaciones, en el antro o en el trabajo, o aquel contacto de WhatsApp que todas sus fotos que pone de perfil son con alguna genialidad de Snapchat. ¿No les hace pensar que la inseguridad obliga a tener que usar esos filtros para poder subir algo a Facebook o recibir a cambio algunos "Likes"? ¿O acaso es porque tiempo atrás no existía algo parecido y ahora lo disfrutan demasiado? El mundo de las redes sociales es muy complejo, pero esto sin duda me hizo reflexionar y así mismo poder ver por qué esta aplicación tiene el promedio de 8.796 mil fotos subidas por segundo, impresionante.

Retomando el tema hacía el ingenio que tiene esta aplicación, para ofrecernos estos grandiosos y divertidos filtros que seguro que a muchísimos de nosotros nos han impresionado por cómo lucimos, por cómo nos miramos siendo alguien completamente diferente a lo que estamos acostumbrados a observar a través de un espejo y ahora aquí en este punto. ¿Por qué el gusto de subir a todas tus redes sociales algo que no se parece ni si quiera un poco a como te viste esta mañana? De cómo te ves arreglad@, en alguna jornada laboral, en un día de tus vacaciones, es complicado comprender este detalle si solamente es gusto por lo que nos ofrece la aplicación, o es disgusto a una selfie normal sin alguna gracia en particular.

Solamente la persona que comparte día a día estas fotos lo sabrá y ojalá algún día pueda contar por qué el fanatismo a la aplicación o los filtros de ella. #Crónica Ciudad de México #Sociedad Ciudad de México