Los ciberataques seguirán siendo “pan de todos los días”. En una sociedad interconectada, no hay mayor peligro que nuestras redes bajo amenaza. Asimismo, en una economía globalizada, dependiente cien por ciento de su conexión a Internet, resulta muy sencillo desatar el caos con un virus informático. Para muestra, basta ver el pánico y el daño ocasionado por WannaCry, el responsable de uno de los mayores ataques cibernéticos de toda la historia.

La Policía Europea (Europol) lo calificó como uno de los hackeos sin precedentes en la era informática. Como era de esperarse, el caso derivó en la apertura de una investigación internacional, para dar con los responsables.

Anuncios
Anuncios

Al igual que sucede con la mayoría de estos actos delictivos, los expertos consideran que las probabilidades de arrestar a los culpables son demasiado bajas. Mientras tanto, empresas de más de cien países siguen trabajando para recuperarse del hackeo.

Instituciones de Reino Unido, Estados Unidos, España, Italia, Vietman y Taiwán, entre otras, fueron presa de #WannaCry, un virus capaz de secuestrar los sistemas computacionales. Cabe recordar que un #ransomware tiene la capacidad de tomar el control de los equipos e impedir el acceso de los usuarios. Posteriormente, los hackers suelen pedir dinero por regresar la situación a la normalidad, aunque muchas veces no llegan a liberar los dispositivos.

¿Qué es WannaCry?

El dolor de cabeza de las corporaciones e instituciones tiene nombre: WannaCry.

Anuncios

Si lo traducimos literalmente al español hace referencia a la pregunta ¿Quieres llorar?. Evidentemente, se trata de una alusión a la desesperación que sufrieron miles de directivos alrededor del mundo al ver amenazados sus sistemas. Hospitales, empresas de seguridad y grandes corporativos tuvieron que suspender actividades, debido a la gravedad de la amenaza.

Todo parece indicar que WannaCry se esparció por varias organizaciones a través de un gusano. Según revelaron los especialistas, el potente ransomware tenía la capacidad de desplazarse a través de una red institucional de forma autónoma. Normalmente, se requiere de un tipo de acción humana, tales como descargar un archivo o abrir un vínculo, sin embargo, la forma de operar de este virus fue totalmente diferente.

Por el momento, se desconoce quiénes son los responsables de haber creado este virus. Al igual que sucede en el mundo criminal, existen bandas de hackers que compiten entre ellos para lanzar los ransomware más potentes. Esta situación ha llevado a que, auténticos genios de la computación, utilicen sus habilidades para desarrollar gusanos y ataques cada vez más complejos y destructivos.

Aunque se pueden tomar medidas de precaución para evitar una infección de este tipo, la realidad es que ningún sistema en cien por ciento impenetrable. Pese a ello, no está de más tener los equipos actualizados, con cortafuegos y antivirus de última generación. #Ciberataque