Anuncios
Anuncios
8

La misión es Apollo 17, de las últimas que el gobierno estadounidense enviaría, la fecha, diciembre de 1972; el hecho, una fotografía, supuestamente, Eugene A. Cerman está caminando sobre la superficie lunar, y le han tomado una fotografía, en este caso, Harrison H. Schmitt, también piloto del módulo lunar; con una cámara Hasselblad, y en el reflejo del casco del comandante de la misión, se pude apreciar el reflejo de una persona que aparentemente, no tiene traje espacial, y está detrás del que tomó la fotografía.

Las cámaras Hasselblad, fueron diseñadas para poderse atar a la parte delantera del traje espacial de los astronautas enviados a las misiones Apollo; su característica principal era que en su lente objetivo, contenía una retícula muy fina, que semejaban a unas “cruces” las cuales servían de referencia visual a los que harían un mapa basándose en las fotografía, creando un “colash” gigante de las mismas usando como referencias tal retícula.

Anuncios

La foto en cuestión se hecho viral, ya que la han subido a Youtube y le han hecho un análisis comparativo visual, mejorando significativamente la resolución de la foto original al usar software de edición fotográfica.

Streetcap1, es el usuario que publicó el video en la red social, se titula “Reflection in a visor”, y en su video (en inglés) se entiende que la foto es original y derivada de la última misión Apollo en la #luna.

La foto, que no explica cómo llegó a sus manos, contiene en primer plano a un astronauta de pié, en posición de perfil, viendo hacia la derecha de observador, y en su casco, se logra apreciar una silueta de pié.

En el video, el usuario explica que se le hizo “raro” esa fotografía y que observó más de cerca, usando el software de mejora fotográfica, logra recortar la imagen y mejorar la definición de sus pixeles.

Anuncios

El resultado es un zoom al casco del astronauta, y en el visor del mismo, se logra apreciar claramente una silueta aparentemente humana, de pie y que refleja una sombra.

El usuario subraya el hecho de que parece ser que no está usando traje espacial, derivado de que en esa silueta, no se aprecia la forma redondeada de un casco sobre la cabeza de la silueta.

Los comentarios no se hicieron esperar, de inmediato cientos de usuarios partidarios de las teorías de la #conspiración, señalaban que la silueta era un tramoyista (o el técnico encargado de manejar las herramientas o maquinaria de la escenografía de una película u obra teatral).

El usuario, hace una análisis comparativo, delineado la silueta del supuesto tramoyista y subrayando que no trae traje protector, esto derivado de haber visto las piernas de la mencionada silueta, además de no presentar sombra alguna de un casco.

“Nunca hemos ido a la luna”

Desde que se anunciaron los alunizajes de las misiones Apollo, han existido voces que aseguran que no se llevaron a cabo tales viajes, o que, solo se realizaron viajes orbitales para evitar la excesiva falsificación.

Anuncios

Entre los argumentos más usados destacan los siguientes:

1.- Las sombras de las fotografías del área de aterrizaje lunar, las cuales se ven multidireccionadas, como si fueran iluminadas por varios reflectores.

2.- Las zonas oscuras o sombreadas de las fotografías, donde se supone hay oscuridad total debido a la ausencia de la luz del sol, pero que, sin embargo, se logran distinguir claramente los logotipos de la NASA y la bandera estadounidense detrás de la nave de aterrizaje y precisamente dentro del área de sombra.

3.- Se encontraron las zonas que se usaron para “ensayar” las caminatas lunares [VIDEO] en la tierra, con reproducciones lo más exactas posibles del terreno, esto, en el desierto de Nuevo México; sugieren los conspiracionistas, que ahí se llevó a cabo en la noche, la filmación y trasmisión de las misiones lunares.

4.- Que en las fotos y trasmisiones de video, no se aprecian los millones de estrellas que hay en el espacio profundo, que en el horizonte lunar, tampoco se aprecian el brillo contrastado de las estrellas.

Y así podríamos seguir enlistando una serie de “señalamientos” que han llevado a cabo los teóricos de la conspiración.

Y ha sido tan impactante esta teoría conspiracionista, que se ha calculado que el 6% de la población estadounidense cree que no fue posible viajar a la luna.

Las pruebas de que sí fuimos a la luna

Las pruebas han sido muchas que refutan estas teorías, pero las definitivas y que han dado por el suelo con lo elucubrado son las siguientes:

1.- Las misiones 11, 14 y 15 del proyecto Apollo, dejaron retro reflectores en la superficie lunar, que son los que s usan para medir la distancia anual entre la tierra y la luna con rayos laser.

2.- En 2009, la sonda de órbita baja lunar “Lunar Reconnaissance Orbiter” tomó fotos de excepcional claridad y nitidez, mostrando los módulos de las misiones Apollos apostados a lo largo de la superficie lunar y las sombras provocadas por el reflejo del sol.

3.- Los 328 kg. De rocas lunares traídas durante las misiones Apollo.

Los mayores representantes de la conspiración “nunca fuimos a la luna”

Bill Kaysing, un licenciado en letras y con falta de educación científica o tecnológica, fue empleado de una empresa subcontratada por la NASA llamada Rocketdyne, sin embargo, escribió un libro que se llama, “Nunca fuimos a la luna” en 1976 y que se convirtió en la piedra soporte de esta conspiración antiselenita.

Otro conspiracionista famoso, David Percy, experto en fotografía y audiovisuales, creador dl documental “¿Qué sucedió en la luna? Sostiene que los errores mostrados en las fotografías y tomas de video, son excesivamente obvios, como una forma de los empleados de la NASA de “avisarnos”.

Uno más de la lista; Bart Sibrel: periodista y director de cine. Creó el documental “Algo extraño sucedió en el viaje a la Luna”, durante el documental, señala que si bien si hubo viajes espaciales, solo se quedaron orbitando sin llegar a alunizar.

Richard Hoagland: estudioso del caso OVNI. Para él, los astronautas tuvieron contacto con una civilización extraterrestre y es por ello que tuvieron que trucar las fotografías lunares, escribió un libro llamado “¿Quién se duele por el Apolo?” donde defiende activamente los alunizajes y las caminatas lunares, contradiciendo al especialista en video y fotografía David Percy.

Jack White es otro de los pilares conspiracionistas; fotógrafo profesional; según él ha mostrado que bajo comparación sistemática, las fotografías de los selenizajes no corresponden con la realidad geográfica actual.

Los alunizajes, sí se llevaron a cabo

La comunidad científica en pleno ha respaldado totalmente la veracidad de los alunizajes, además de connotados personajes de esa élite científica han expuesto sus respuestas que rebaten los argumentos que pretenden invalidar, por lo menos socialmente, la llegada del hombre a la luna.

El astrofísico y divulgador científico llamado Phil Plait: es dueño de la web Bad Astronomy, la cual se especializa en rebatir las ideas o creencias seudocientíficas que se divulgan en el ciberespacio.

El ingeniero e historiador espacial de la antigua URSS, James Oberg.

Harald Lesch: de la Universidad Sternwarte de Múnich estrella del programa científico Alfa Centauro, en donde se han demostrado las falacias anteriores.​

El astrónomo estadounidense James V. Scotti, quien en diversas entrevistas y publicaciones ha dejado mal parados a los conspiracionistas.

Jay Windley: ingeniero aeroespacial, dueño de la web Clavius Moon Base y que al igual que Phil Plait, rebate las seudociencias.

A pesar de todo, los defensores de las teorías conspiradoras siguen en pie de lucha, tratando de demostrar que lo que han señalado es la única verdad. #el hombre en la luna