Anuncios
Anuncios

La #Inteligencia Artificial (IA) ha causado polémica y debate en diferentes sociedades, respecto al desplazamiento de los empleados y el uso de estos avances para causar el mal; en lo personal, soy parte del temor.

Incluso, grandes como Stephen Hawking, Elon Musk y Noam Chomsky han expresado inquietud sobre el tema. ¿Es válido?, por supuesto; sin embargo, el gran error del humano siempre ha sido satanizar lo bueno, para convertirlo en malo.

Un claro ejemplo son las películas de ficción, no dejan de ser una joya, pero regularmente fatalizan los robots representándolos como asesinos. El efecto que tienen es algo parecido al filme de “It”.

Anuncios

¿Quién no se traumó de por vida con los payasos y a la fecha les temen? Lo sucede con los autómatas.

No, tampoco estoy culpando al séptimo arte ni a nadie. Como lo mencioné con anterioridad, fui (aún lo soy) una víctima del terror por la IA al cegarme ante lo benévolo; pero hace poco se cruzó en mi camino José Luis Cordeiro, su visión futurista cambió la mía. Es presidente de la World Future Society y profesor en la Universidad de la Singularidad. Respecto al tema, ha asegurado que a lo que hay que temer es a la estupidez humana, pues los robots serán mucho más éticos y superiores que los humanos. ¿A caso permitiríamos que nuestros descendientes fuesen igual que nosotros?

Tan sólo hay que mirar atrás y recordar como Watson de IBM ganó el juego de Jeopardy y pareciera que superó - por mucho - a la mente humana.

Anuncios

Ahí prevalece otro error, pues la IA sí será superior al humano, pero no estamos pensando en que no nos reemplazará.

Hoy este ordenador apoya al sector legal en la elaboración de trabajos técnicos jurídicos en el menor tiempo posible, también revela pruebas potenciales y es incorruptible. Y no, los abogados no están perdiendo sus empleos por ello, tampoco están dejando de ser profesionales; todo lo contrario, están ofreciendo asesoramientos de mejor calidad.

Los trabajos "desplazados"

Otro de los temores, quizá el más grande, acerca de la Inteligencia Artificial, es que desplazará a las personas en sus empleos. Diversos académicos aseguran que el 47% de los trabajos en Estados Unidos, el 69% en la India y el 77% en China, se verán vulnerables ante la automatización.

Sin embargo, José Antonio Lorenzo, consultor de IDC España, reconoce que será todo lo contrario, ya que en 10 años el 65% de los empleados colaborarán en profesiones que existirán en el futuro.

Pero Cordeiro apunta todo lo contrario: el trabajo desaparecerá como maldición de la humanidad y pasaremos de la escasez a la abundancia.

Anuncios

Sea cual sea la realidad y pase lo que pase, lo cierto es que conforme nos adaptemos a las eras que están por venir, abundarán las necesidades en las cotidianeidad de los humanos, así que el trabajo nunca escaseará. Alguien tiene que velar por los temas del medio ambiente, sobre la cura del sida, entre otras cosas y ellos sólo serán un apoyo.

El punto es que evolutivamente, los seres humanos, como lo he citado con José Luis Cordeiro, estamos preparados para lo malo, tan es así que si alguien - llámese gobierno, comunidad, sociedad, etc. - hace un bien para los demás, de inmediato buscamos como exprimir lo contrario.

¿Haremos lo mismo cuando se logre regularizar la Inteligencia Artificial Cognitiva?

Sólo resta expresar mi punto de vista y decir que, es evidente que para que la IA sea más ética que nosotros, el entrenador debe serlo; pero también es labor de los humanos dejar de propagar la psicosis (como regularmente lo hacemos) y explotar los beneficios que nos otorga. Seríamos un perfecto binomio humano-robot.

Tenemos hasta 2029 para analizarlo y actuar, tiempo suficiente en lo que superamos el Test de Turing. Al final del día, los robots sólo nos otorgan probabilidades, nosotros tomamos la decisión. #Tecnología