Anuncios
Anuncios
4

En 1961 Francis Drake nos dio la esperanza de encontrar #VIDA inteligente intentando contactarnos, Enrico Fermi, por su parte, intentó demostrar que la vida inteligente en el universo se autodestruye, la realidad es que aún no encontramos señales de vida en el universo ¿Por qué?

La ecuación de Drake.

Durante algunos años, hemos sido bombardeados con películas, videos, libros, revistas, y posibles relatos vivenciales de personas que han aseverado que han tenido contacto con vida extraterrestre; sin presentar prueba alguna de su existencia, o más aún, de su presencia en la tierra.

Si bien es cierto que por años hemos tenido información de diversas personas atestiguando su contacto, benévolo o con fines no identificados, de entidades biológicas extraterrestres (ebe por sus siglas en inglés y español) no ha existido una prueba fehaciente de la presencia de otro tipo de vida que haya sido generada en la tierra.

Anuncios

Sin embargo, los científicos son los primeros que desearían tener ese contacto anhelado, ese punto de inflexión en la vida humana, el cual sería determinante en su camino, ese punto que Stephen Hawking ha temido por mucho tiempo.

Aún sin saber si podría ser real, un astrónomo estadounidense, quiso calcular las posibilidades de encontrar vida en el universo, simple vida, bacterias, esporas, algas, vida simple e incluso monocelular, pero vida.

Realizó un cálculo usando cierto número de variantes, tomando en cuenta el mínimo posible estadístico de localización de vida, 0,000003%, y que a vista de cualquier persona significaría que no habría posibilidades de encontrar vida…

Sin embargo, al llevar a cabo la operación derivada de su compleja y a la vez sencilla fórmula, Frank Drake encontró que había localizado millones de planetas con posibilidades de vida, simple vida; avergonzado, volvió a recalcular con mayores variantes, reducir su número, acotar la posibilidad sensacionalista de que el universo estuviera lleno de vida, y no la encontráramos.

Anuncios

La fórmula descrita es la siguiente: N = R* · fp · ne

Donde:

-N es la respuesta buscada: el número de civilizaciones que podrían comunicarse con nosotros.

-R* es el número total de estrellas capaces de albergar planetas.

-fp corresponde a la cantidad de esas estrellas que tienen sistemas planetarios.

-ne representa la media de planetas con posibilidad de vida que habría en esos sistemas.

-fi comprende el número de planetas en los que, efectivamente, se desarrolla vida inteligente.

Al descubrir que el número astronómico era impensable, resultaba excesivo frente a un universo que aparentemente era un desierto estéril; agregó mayores variantes, ahora calcularía en base a los planetas que tuviesen vida inteligente, y que además, tuvieran la capacidad d comunicarse con nosotros, en este momento.

La fórmula resultante fue:

N = R* · fp · ne · fl · fi· fc · L

Donde a la fórmula anterior se le agregaron las siguientes variantes:

-fi comprende el número de planetas en los que, efectivamente, se desarrolla vida inteligente.

Anuncios

-fc descubre la cantidad de planetas con vida inteligente y que, además, podrían comunicarse con otros.

-L se refiere al momento de vida del planeta en el cual se desarrolla esa civilización.

Con lo anterior, el número se reducía, sin embargo, aun así resultaba ser un número alarmante

Esto, al ser traducido a palabras corrientes de uso común, significaría:

  • “Tomando como dato estimaciones recientes del número de estrellas en el universo​ debe haber al año 282 civilizaciones emitiendo señales de radio en todo el universo observable.
  • Cada una de esas civilizaciones tiene una separación de dos mil millones de años luz con respecto a otra.
  • Aproximadamente 110 de esas civilizaciones habitan en torno a una estrella tipo G.
  • En los últimos 7,500 millones de años en la Vía Láctea solo han existido de dos a tres civilizaciones con tecnología muy parecida a la nuestra en torno a una estrella de tipo G.22​
  • En los últimos 7,500 millones de años en el universo observable han existido 819 mil millones de civilizaciones con tecnología muy parecida a la nuestra en torno a una estrella de tipo G.23​”

Carl Sagan, famoso astrofísico norteamericano y estrella de televisión, era un fuerte simpatizante de esta teoría, que en realidad no se ha sustentado en nada, excepto, en las rigurosas formulaciones estadísticas conocidas por los humanos.

Enrico Fermi, su paradoja deprimente.

“La creencia común de que el Universo posee numerosas civilizaciones avanzadas tecnológicamente, combinada con nuestras observaciones que sugieren todo lo contrario es paradójica sugiriendo que nuestro conocimiento o nuestras observaciones son defectuosas o incompletas.”

Fermi, aseguraba que, de existir civilizaciones y no haberlas localizado, era porque las mismas se habían autodestruido.

Es decir, que el nivel de tecnología exhibido por las mismas habían colocado a esa civilización en un momento de su historia donde, por causas no conocidas, habían tenido un evento de extinción masiva, vinculado al uso de sus armas tecnológicamente avanzadas.

Recordemos que Enrico Fermi, trabajaba en el Proyecto Manhattan, y su idea de una civilización tecnológicamente avanzada era confrontada con la realidad de la construcción de la bomba atómica (proyecto manhattan).

La realidad en nuestro “patio trasero”

Carl Sagan se refería a nuestro segmento de universo visible como nuestro “patio trasero”, lugar donde de ser cierta la premisa de Drake tendríamos una “avalancha” de señales de radio (microondas, masser, lasser), pero, hasta el momento, no las hay.

Los seguidores de Drake argumentan que no usamos la tecnología adecuada, que las ondas de emisión usadas son obsoletas para otras tecnologías, sin embargo, muchos científicos aseveran que de ser cierto eso, por lo menos, un segmento del espectro de radio-frecuencia debería haber sido “afectado” por la emisión temprana de señales de radio, supuestamente abandonadas por las civilizaciones “tecnológicamente avanzadas”.

Por otro lado, los seguidores de Fermi aseguran que no podríamos encontrar a una civilización tecnológicamente avanzada dado que se han autodestruido, que nosotros seamos en este momento la civilización “avanzada” tecnológicamente, o que simplemente, no exista ninguna civilización afuera.

La estrella de Dyson.

En el año 2015, un descubrimiento astronómico paralizó los noticieros mundiales, se había detectado una estrella anómala, la KIC 8462852, la cual presentaba ciertas señales “defectuosas”.

Entre las constelaciones del Cisne y de Lyra dentro de la Vía Láctea, aproximadamente 1500 años luz de la Tierra, se encuentra la estrella KIC 8462852, o estrella de Taby (por su descubridor) y vista por primera vez en el año 2009.

A finales del 2015, el equipo de astrónomos de la universidad de Yale, comandados por Tabetha Boyajian, notaron algo muy peculiar: un patrón de luz muy extraño, su comportamiento no coincidía con las de las demás estrellas observadas, y no se sabe que lo ocasiona.

Cuando se investiga una estrella, debido a su lejanía, se usa el patrón de brillo como elemento de estudio, como en el caso de esta estrella en particular.

Se manejaron diversas teorías, las cuales, extrañamente, han ido decayendo una a una.

Inicialmente los científicos aludieron que así se comportaría una esfera de Dyson, pero debido al nivel tecnológico que se requeriría, no se considera probable.

Posteriormente, se teorizó que era un campo de cometas que atravesaba el “horizonte visual” entre los telescopios terrestres y la estrella, también se deshecho esa teoría.

Se ha llegado a postular que un planeta chocó con esta estrella, causando una distorsión en su forma física, creando el efecto que ha causado incertidumbre en los científicos astronómicos.

Su brillo, se ha reducido un 3% en solo 4 años.

Hasta el momento, no se ha tenido mayor información al respecto, sin embargo, astrónomos de todo el mundo, están en plena observación de la estrella KIC 8462852.

La vida #extraterrestre, una paradoja que no podremos resolver inmediatamente, cada vez se percibe más cerca de ser localizada, para Stephen Hawking, sería un error el contactar con otras civilizaciones avanzadas, para muchos sería un punto determinante en el desarrollo de la civilización humana. #dyson