¿A cuántos lugares no te gustaría viajar, pero por falta de dinero no lo has hecho?

Aventúrate y vive la experiencia de recorrer el mundo con un presupuesto limitado a través de WWOOF, World Wide Opportunities on Organic Farms. Una red internacional que te da la oportunidad de explorar y conocer otras culturas. WWOOF sirve como lazo entre miles de ranchos orgánicos alrededor del planeta y gente que desee ser voluntario en estas propiedades tan especiales.

Olvídate de gastar en hospedaje y comidas, los propietarios de las granjas los brindan a cambio de la ayuda proporcionada. Lo único que tienes que hacer es trabajar dentro de sus instalaciones de 4 a 6 horas al día, y llevar a cabo diversas actividades como: cosecha, siembra, mantenimiento, construcción, cuidando del ganado, ente otras.

Las ventajas de viajar como wwoofer son muchas: no sólo gastarás poco y conocerás formas de vida distintas a las tuya, sino que también tendrás la satisfacción de ayudar y aprender acerca de temas relacionados al cuidado del medio ambiente como biotecnias, permacultura, agricultura y ganadería orgánica y sustentabilidad.

Dependiendo el programa de cada región, la estadía puede durar entre una semana y un mes. La red de WWOOF es tan grande que puedes ir a ese lugar con el que siempre soñaste, ya que abarca los 5 continentes y tienen presencia en más de 100 países, con aproximadamente 7,500 propiedades inscritas.

Para ser voluntario de esta red global y contactar con los anfitriones de cada propiedad, el primer paso es decidir a donde ir, después registrarse como wwoofer en el web site del lugar elegido y pagar una inscripción anual que varía según el país o región; si te interesa ser voluntario en Sudáfrica por ejemplo, el donativo es de 25 dólares, y te da acceso a las 97 granjas inscritas en ese país africano.

Esta forma de viajar genera un impacto positivo entre la comunidad y el viajero, fomenta el desarrollo local, y lo más importante: las experiencias que surjan seguramente serán inigualables. ¿Ustedes que dicen, se animan? #Vacaciones #Turismo #Ecología