El próximo 12 de enero del año 2016 a las 19:00 horas tiempo del centro, llegará al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, Benito Juárez, el que es considerado el avión de pasajeros más grande del mundo, el Airbus 380 (A380).

 

Este acontecimiento obedece al inicio de la ruta #México – Francia que dará inicio en esa fecha con una frecuencia de tres veces por semana hasta el 27 de marzo, para posteriormente a esta fecha volar con frecuencia diaria.

 

México se convertirá así en el primer aeropuerto de América Latina en recibir vuelos recuentes de este imponente avión.

 

Para tal efecto se llevan a cabo adecuaciones en la compactación de los rodajes, vialidades vehiculares en plataforma y pasillos teleféricos, todo con una inversión de 110 millones de pesos.

 

Dentro de estos arreglos se están preparando las posiciones 33 y 35 de la Terminal 1.

 

De igual forma la empresa Lufthansa comenzará en el año de 2017, su operación con un avión similar.

 

Algunas de las características de este impresionante avión destacan las siguientes:

 

El Airbus 380 tiene la capacidad de transportar a 525 pasajeros divididos en tres niveles de clase o puede acomodar a 853 personas si todas viajaran en clase turista.

 

Este avión ha sido diseñado para cubrir una distancia de 15,700 km, a una velocidad de 900 km/h, poderío suficiente para volar de Dallas, en los Estados Unidos a Syndey en Australia sin escalas.

 

El Airbus 380 emite dos veces menos ruido al momento de despegar que un avión clásico y consume 20% menos de combustible que el Airbus 330.

 

El costo de este avión es de 428 millones de Dólares, muchísimo más barato que el nuevo avión presidencial de Peña Nieto que cuesta $ 6,769 millones de pesos, un Boing Dreamliner 787, que tiene capacidad para tan solo 240 pasajeros y que fue comprado semi-nuevo con un uso de casi 30 años y con un equipamiento que no será más allá del necesario, según ha expresado el Secretario de Comunicaciones y Transporte, Gerardo Ruiz Esparza.

 

¿Exagerada la diferencia o los datos están mal?

 

¿Como es posible que exista una diferencia de $ 6,341 millones dólares en la compra de una avión presidencial usado y con menor capacidad de pasajeros?

 

Por supuesto, en México todo puede suceder, aún lo más increíble.

 

La llegada de este monstruo de los cielos, nos recuerda cuando llego a nuestro país el famoso Concorde, con su nariz inclinada y su velocidad supersónica de Mach 2 (2 veces la velocidad del sonido) y que cubría la misma ruta México-Francia en menos de la mitad del tiempo que un vuelo comercial, aproximadamente 7 horas. #Crónica Ciudad de México #Aviones