La vida, especialmente en la oficina, es solo una distracción tras otra. No es raro que los oficinistas sean interrumpidos tanto como cada tres a 11 minutos, según muestran los estudios. Este flujo constante de interrupciones perjudica la productividad [VIDEO], a menos que sepa cómo manejarlo.

El truco está en tomarse un minuto para hacer una lista de lo que debe hacer cuando vuelva a la tarea en cuestión, especialmente si hay una fecha límite involucrada.

Este plan "listo para reanudar" puede ayudarte a desvincularse de lo que estás trabajando y a enfocarte mejor en la situación inmediata, según una nueva investigación.

"Las interrupciones son muy difíciles de ejecutar por el cerebro, en parte porque tenemos una necesidad fundamental de finalización", dijo Sophie Leroy, profesora asociada de la Escuela de Negocios de la Universidad de Washington.

"Entonces cuando nos interrumpen, tenemos que dejar de lado el trabajo inconcluso y la mente básicamente peleará con nosotros porque no le gusta".

Leroy llama a esto "residuo de atención": seguimos pensando en lo que estábamos haciendo o en lo que tendremos que hacer cuando reanudemos el trabajo interrumpido, al mismo tiempo que tratamos de manejar la interrupción. Y eso crea una distracción que nos impide prestar toda nuestra atención a la nueva tarea.

El cerebro humano es como una computadora que se a lenta cuando se ejecutan demasiados programas.

"Cuando nos interrumpen, el rendimiento de nuestro cerebro y la calidad de nuestras decisiones disminuyen. Tendemos a no procesar toda la información en frente de nosotros. Tenemos que simplificar, así que tomamos atajos y eso no siempre es muy bueno ", dijo Leroy a NBC News BETTER.

El plan listo para reanudar no tiene que ser largo y complicado. Solo unas pocas notas acerca de dónde lo dejaste y lo que todavía tienes que hacer permitirán que tu cerebro deje de lado la tarea actual y pase a la nueva.

"De repente, el cerebro no se va a preocupar por tener que acordarse de hacer X, Y y Z en esta tarea. Está en papel. Puedo dejarlo ir. Ahora puedo relajarme porque no me olvidaré de eso ", explicó Leroy. "Y al hacer eso, su atención podrá cambiar mucho más efectivamente a la tarea que lo interrumpió a usted o a la persona que lo interrumpió".

Su consejo: cuando alguien necesite tu ayuda con algo inesperado, simplemente diles que te den unos segundos para que puedas anotar algunas cosas y luego les prestes toda tu atención. [VIDEO]