La permanencia de #culturas en ciertas regiones de nuestro #planeta, demuestran que todos tenemos alguna pieza de distintas partes del mundo. Sorprendentemente en Gran Bretaña hubo un hallazgo inimaginable, donde la población fue reemplazada, por otra cultura recién llegada, hace 4.500 años.

El ADN –para evidenciar este descubrimiento [VIDEO]– fue extraído de 400 restos antiguos en Europa. El estudio refiere que los nuevos habitantes – personas de Baker – sustituyeron el 90% del conjunto genético en Gran Bretaña. Algunos de los factores que pudieron haberse visto involucrados, podrían haber sido enfermedades, desastres ecológicos y #cambio climático, sin embargo son algunas conjeturas que giran alrededor del rápido desglose en ambas poblaciones.

La #migración trajo grupos de gente nómada, que se originaron en la Estepa del Póntico

Una región próxima que se extiende desde Ucrania a Kazajstán. Este grupo de nómadas fueron mezclándose paulatinamente con otras poblaciones en #Europa. Lo que significa que desde la aparición de estos viajeros, marca un cambio en la firma genética oriental.

Con respecto a la disminución de la población asentada, refieren que una #enfermedad (o plaga) también pudo haber jugado un papel decisivo, en el declive de estos ciudadanos, ya que los inmigrantes pudieron haber llevado la plaga con ellos y quienes habitaban Gran Bretaña, simplemente quedaron expuestos a un patógeno extraño, sin haber desarrollado una resistencia. Además de que la conjunción de una cultura con otra, siempre tiene este tipo de situaciones en cuestión a guerras y conquistas a lo largo de la #historia.

La #investigación [VIDEO] también señala que el fenómeno Beaker está siendo estudiado a partir del ADN, de otras muestras en distintas partes del mundo, la República Checa, Italia, España, Holanda y Francia. Este análisis genético podría develar miles de preguntas, sobre la exacta afirmación de las culturas que suplieron a otras en el final del Neolítico. La agricultura sin duda es un dato acertado en la expansión de nuevas poblaciones, en búsqueda de territorios aptos para la siembra y el desarrollo. Las costumbres, elaboración de ciertos objetos y ritos funerarios, son evidencia del cambio repentino de #civilización.

Increíblemente, estos #datos seguirán siendo importantes para el continuo estudio de las culturas – no solo en Gran Bretaña – sino en el mundo entero. Los hallazgos en materia genética, serán un rico ensamble, en cuestiones sobre que raza o cultura, ocupo ciertas regiones por determinado tiempo. Sin dudad compondrá una saga interesante, el ir descubriendo que nuestros #antepasados, fueron una mezcla de poblaciones impensadas.