Los científicos han estado especulando que la lluvia en Neptuno y Urano no está hecha de agua. Hoy, un novedoso experimento ha logrado simular la atmósfera de los planetas antes mencionados y encontró pruebas de que la lluvia de #Diamantes es posible.

La atmósfera de los Gigantes de Hielo

Muchos años de investigación acerca de Neptuno y Urano han llevado a los investigadores a sospechar que los planetas tienen lluvias de diamantes. Sin embargo, demostrar el fenómeno fue difícil debido a la falta de pruebas reales, para corroborar esta teoría. En el pasado, los investigadores han intentado demostrar la especulación simulando las condiciones que condujeron a una lluvia de diamantes.

No obstante, imitando la intensa presión atmosférica de los planetas exteriores era una hazaña difícil de lograr.

Mientras tanto la teoría seguía sin ser confirmada

La física del Neptuno y Urano son significativamente diferentes de la tierra. Apodados como “Los Gigantes de Hielo”, los planetas situados en el extremo exterior del Sistema Solar son extremadamente fríos. El núcleo sólido de estos planetas es rodeado por océanos congelados compuestos de agua, hidrocarburos y amoníaco. Unos 6.200 km de su superficie mas el aumento de presión a niveles extremos, crean el ambiente ideal para que los científicos tengan pruebas de que en estas condiciones conducen a la formación de los diamantes.

Novedoso método demuestra la posibilidad de una lluvia de diamantes

Utilizando un nuevo método de simulación de las condiciones atmosféricas, el grupo logró asegurar las primeras pruebas que corroboran las especulaciones.

El estudio que se publicó en la revista “Nature” muestra que la astronomía fue dirigida por investigadores de laboratorios de Alemania. Según los científicos, la producción de diamantes requiere la combinación correcta de metano, hidrógeno y helio. Como estos planetas tienen su color azul distintivo, se cree que las condiciones existen en las atmósferas de los gigantes de hielo.

A fin de alcanzar la presión deseada, los investigadores y su equipo producen ondas de choque mediante rayos x [VIDEO] de alta potencia y de láser óptico. El equipo también hizo uso de poliestireno, un tipo de plástico que está compuesto de carbono e hidrógeno. A unos 150 gigapascales de presión junto con una temperatura de 9.000 grados Fahrenheit. Los enlaces entre las moléculas de hidrógeno y de carbono en el plástico roto revelan que los diamantes se formaron a partir de los átomos de carbono comprimido. Lo más interesante de esta teoría es que no solo hay lluvia de diamantes sino que gracias a las condiciones de estos planetas, es probable que haya icebergs gigantescos flotando en el océano libremente. Aunque la información es poca, las maravillas de los planetas exteriores sigue siendo un misterio. #Ciencia #UranoYNeptuno