Los seres humanos pueden estar evolucionando y desarrollando un nuevo gen que se le denomina "resaca final", parece ser que este gen lo está produciendo nuestro cuerpo y tiene como finalidad el proteger el cerebro contra el alcoholismo [VIDEO]. Eso es según un nuevo estudio que analizó una variante de un gen que hace que el alcohol sea intolerable para el cuerpo. Los científicos afirman que esta variante genética se ve favorecida por la evolución y con el tiempo, podría impedirnos consumir alcohol en el futuro.

El proyecto 1000 Genomas

El estudio, fue publicado en la revista Nature Ecology & Evolution , fue escrito por dos investigadores de la Universidad de Pensilvania.

Trabajaron con colegas para analizar diferentes informes de una base de datos de 2.500 personas vivas del Proyecto 1000 Genomas, un proyecto que se desarrolló entre los años del 2008 y 2015 y que creó el catálogo público más grande de variación humana y datos genotípicos. Con el fin de centrarse en las variantes genéticas que están en camino de establecerse en los humanos, los investigadores buscaron variantes que han surgido en diferentes poblaciones, según la revista New Scientist. La identificación de eventos genéticos compartidos entre las poblaciones podría identificar genes y rasgos humanos importantes en la historia reciente en todo el mundo, escriben los investigadores en su estudio.

El gen ADH que descompone el alcohol

Los investigadores observaron las variantes genéticas que están surgiendo en diferentes poblaciones, por ejemplo, tanto en el occidente de Europa como en el este de Asia.

Vídeos destacados del día

Los investigadores eligieron estas variantes porque se deben haber diseminado rápidamente a través de diferentes ubicaciones geográficas, o han surgido independientemente y se han mantenido a lo largo del tiempo. Los investigadores descubrieron cinco cambios genéticos recientes, uno de ellos asociado con el gen ADH [VIDEO], que descompone el alcohol. El gen ADH produce una enzima llamada alcohol deshidrogenasa, que descompone el alcohol en acetaldehído, un compuesto tóxico que se convierte en acetato, una sustancia inocua, por otra enzima. Nuevas variantes del gen ADH han surgido independientemente tanto en Asia como en África en los últimos 10.000 años.

Todas las variantes parecen proteger contra la adicción al alcohol, aunque no es seguro cómo lo hacen. Pueden descomponer el alcohol tan rápidamente que el acetaldehído tóxico se acumula más rápido de lo que el cuerpo puede descomponerlo, lo que hace que la persona se sienta enferma después de beber pequeñas cantidades de alcohol y hace poco probable que pueda beber lo suficiente para desarrollar Alcoholismo. Según Benjamin Voight, un coautor del estudio, estas variantes genéticas pueden surgir en sociedades donde prevalece el consumo de alcohol, donde las personas que bebían mucho morían, mientras que aquellos que no bebían mucho alcohol sobrevivían y transmitían sus genes a sus niños.