A fin de ser preseleccionados por la NASA [VIDEO] para ir al espacio, los Astronautas deben estar perfectamente sanos sin antecedentes de cualquier condición crónica. Tras sufrir años de arduo entrenamiento, sus actividades están estrechamente supervisada por un cirujano de vuelo, meses antes del lanzamiento. Sin embargo, a pesar del proceso intenso de selección de la NASA y entrenamiento físico extenuante, los astronautas enferman o se lesionan a veces. Después de todo, ellos son simples mortales como el resto de nosotros.

Enfermarse en el espacio

De acuerdo con la NASA, algunos de los problemas médicos más comunes que enfrentan los astronautas en la Estación Espacial Internacional (ISS) son dolores de cabeza y los mareos que usualmente ocurre en las primeras 48 horas, lo que se traduce en mareos, náuseas y pérdida de apetito.

Otras condiciones médicas incluyen dolor de espalda, afecciones de la piel, quemaduras y urgencias dentales.

Durante su análisis médico 40 horas antes del lanzamiento, los astronautas están entrenados para preparar una serie de emergencias médicas a bordo de la nave. Aprenden a coser una heridas, realizar extracciones dentarias, dar una inyección y leer un ultrasonido son las principales actividades que se les enseña.

Aparte de eso, un kit médico básico también se proporciona en la estación espacial. Contiene un enorme libro de condiciones médicas, un botiquín de primeros auxilios, junto con algunos equipos médicos tales como un desfibrilador de emergencia automatizado, un ultrasonido portátil, y probadores de presión sanguínea.

Los principales desafíos en materia de salud

La mayoría de los problema empiezan con la ingravidez o gravedad cero.

El sistema inmunológico se vuelve lento, las heridas sanan más lentamente. Mientras tanto, la resistencia a los antibióticos de las bacterias infecciosas aumenta.

Los astronautas que permanecen en la estación espacial durante un largo período de tiempo también experimentan condiciones cardiovasculares, pérdida del volumen sanguíneo y el debilitamiento de los huesos y atrofia de músculos. "Pueden perder aproximadamente uno por ciento de masa ósea cada mes, y esa es la situación típica de los astronautas", dice el astronauta estadounidense Mark Kelly CNN.

Como si eso no fuera suficiente, incluso los más aptos astronautas están en riesgo de paro cardíaco debido al carácter severo de espacio [VIDEO] en sí. La falta de gravedad hace que la resucitación cardiopulmonar (RCP) sea prácticamente imposible, por lo que se han tenido que implementar otros métodos alternativos para sustituir el RCP estándar.

Realizar una cirugía

"Todo lo que tomamos por sentado, incluso algo tan sencillo como poner una curita es difícil en el espacio", dice Dmitry Oleynikov, de la Universidad de Nebraska Medical Center, en un artículo en New Scientist.

"Esa dificultad es logarítmica cuando estás intentando hacer procedimientos complejos como una operación", añade Oleynikov. La agencia espacial también está investigando el uso de robots cirujanos en el espacio. La idea es usar androides pre-programados o a control remoto para realizar cirugías complicadas.