Antes de ser presidente de #Estados Unidos, Donald Trump [VIDEO]era un hombre de negocios. Su experiencia como político es bastante reducida, por lo que ahora que tiene las riendas del país, está tratando de aplicar sus conocimientos en materia de gestión empresarial.

Una joya norteamericana

Según un artículo del diario norteamericano The Washington Post, el magnate está pensando en transformar la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) para convertirla en una especie de “empresa inmobiliaria”. La misma no sería administrada por el gobierno norteamericano sino por una empresa privada. Como una de las tantas compañías que tuvo en sus manos Trump.

La revelación está sostenida por un documento de la Nasa al que los periodistas del Washington Post tuvieron acceso. La Estación Espacial Internacional es una de las joyas más preciadas de Estados Unidos. El Estado norteamericano [VIDEO] ha invertido 100.000 millones de dólares aproximadamente para su construcción y para llevar a cabo su operatividad en el complejo orbital. Mantenerlo en funcionamiento cuesta alrededor de 3000-4000 millones de dólares al año a los norteamericanos.

El fin de un sistema

La publicación indica que, en el plan del presidente, la Casa Blanca dejaría de financiar la Estación Espacial a partir del año 2024. Con ello, se pondría fin al mecanismo que existe ahora de apoyo económico directo por parte del sistema federal a los laboratorios espaciales que Estados Unidos comparte con agencias espaciales de otros países.

En el artículo, a firma de la periodista Christian Davenport, se puede leer que la Nasa se encuentra en este momento ultimando los detalles para elaborar un plan de transición en el que todo el aparato espacial pasaría del sector público al sector privado.

Una transformación comercial

De acuerdo a la investigación del Washington Post, la Nasa aún desconoce muchas de las informaciones sobre el nuevo funcionamiento de la Estación en manos de privados. El gobierno habría explicado que, mientras se lleva a cabo la transición, se estudiarían los planes comerciales y el análisis del mercado. “"La decisión de poner fin al apoyo federal en manera directa para la Estación Espacial en el 2025 – se lee en el artículo – no quiere decir que se desprenderá en ese momento de la gestión gubernamental. Lo que sí es probable es que la industria siga funcionando con algunos elementos de la Estación Espacial con una plataforma que podría convertirse al comercial”. En ese sentido, la Nasa se comprometería en ampliar las alianzas a nivel internacional en los próximos siete años.

Entre compromisos y aliados internacionales

Frank Slazer, vice presidente de sistemas espaciales en la Asociación de Industrias Aeroespaciales norteamericana, ha comentado la información sobre el plan de Trump diciendo que será muy difícil lograr transformar la Estación Espacial en una empresa comercial, ya que el Estado norteamericano se ha comprometido oficialmente con muchos países, que actualmente son socios, y son tratados que no se pueden deshacer con la simple voluntad de un cambio. Entre estos compromisos está la alianza con la Agencia Espacial Europa, que desarrolla varios proyectos importantes con un laboratorio espacial en común.

Sin embargo, el Washington Post sostiene que en los últimos tiempos la Nasa ha transportado fuera de su orbita mas cerca a la tierra algunos elementos, para poder abrirse con más facilidad a la industria privada. La idea de Trump, al parecer, es la de crear un sistema en el que se puedan proponer viajes al espacio para los humanos, con una transición suave y a muy alto precio. #Donald Trump